¿Es posible despertarse de la anestesia general en medio de una operación?

¿De qué se ocupa precisamente un anestesiólogo?

A pesar de la creencia popular, las funciones de un anestesiólogo o bien anestesista van mucho alén de la simple administración de los medicamentos anestésicos. Se trata de un médico especializado, que acompaña al paciente en todo instante, con la meta de supervisar sus incesantes vitales a lo largo del acto quirúrgico. El anestesista asimismo se hace cargo del diagnóstico de cualquier problema médico que pueda surgir a lo largo de la operación. Para esto, trabaja al lado del cirujano en todo instante. El anestesiólogo debe contar con una capacitación médica muy extensa. A lo largo de seis años ha estudiado la licenciatura en medicina. Tras preparar el MIR hará su vivienda especializada, de cuatro años. A lo largo del periodo de vivienda aprende diagnóstico de todo género de enfermedades y su tratamiento. El propósito es que esté suficientemente entrenado para adelantarse a cualquier inconveniente en el quirófano”, comenta Tato López.

“A lo largo de una intervención quirúrgica, el anestesista continuará al lado del paciente, monitoreando sus incesantes vitales, como la frecuencia cardiaca, la respiración y la presión arterial del paciente. De este especialista depende la dosis de anestesia general que se administra, en tanto que anteriormente a la operación hace una valoración completa del paciente”, afirma el especialista.

Evaluación prequirúrgica

Ya antes de regentar la anestesia general, los pacientes van a recibir una evaluación anterior a la cirugía para determinar los fármacos más apropiados para emplear, las cantidades de tales fármacos y exactamente en qué combinación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *