¿Es malo tomarse el líquido de las conservas?

Para iniciar, el líquido en el que están sumergidos los comestibles en conserva recibe el nombre de líquido de cobertura o bien de gobierno y es lógico meditar que si sirve para sostenerlos, no puede ser tóxico ni un peligro para la salud. Este líquido no siempre y en todo momento es exactamente el mismo y su composición cambiará dependiendo del comestible que conserve.

En el caso de las verduras y las legumbres, el líquido de gobierno acostumbra a estar compuesto por agua, sal y ácido ascórbico y se agrega ya antes de hervir estos comestibles, tras cerrar el envase herméticamente. Una vez hervido el contenido, el fluido se empapará de las vitaminas y los minerales de las verduras y las legumbres. Asimismo hay conservas de verduras cuyo líquido de gobierno lleva conservantes como el cloruro sódico. Que no cunda el pavor, pues es inocuo, mas aporta sal, eso sí. Si este punto te preocupa, no tienes más que leer la lista de ingredientes que figura en el envase para asegurarte de si lo lleva o bien no.

Otros líquidos de gobierno son: el escabeche, la salmuera, el vinagre, aceites como el de girasol, oliva, oliva virgen extra…, el almíbar y los jugos de frutas. Como hemos dicho previamente, su consumo es seguro, mas muy frecuentemente tal vez no sea aconsejable. Con esto nos referimos a conservas en aceites de mala calidad, altas en sal o bien ricas en azúcar, como la que vienen flotando en almíbar. Como un ejemplo práctico, de una conserva que vaya en aceite de girasol va a ser aconsejable desechar ese aceite, todo lo opuesto a si el líquido de gobierno es aceite de oliva o bien virgen extra, que lo vamos a echar asimismo a la ensalada sin que suponga inconveniente alguno. Otro ejemplo es el de la fruta en conserva. Si consumimos el caldo que la acompaña, vamos a estar bebiéndonos su jugo, con lo que aportaremos al organismo azúcar gratis, sin nada de fibra.

¿Abres un bote de garbanzos cocidos y al lavarlos bajo el chorro del grifo sale como una espumilla? Volvemos a lo mismo, no es peligrosa. El aspecto espumoso y gelatinoso del líquido de gobierno de las conservas de legumbres se debe al efecto que se genera cuando el agua y almidón que suelta la legumbre al cocerse se unen. En verdad, este fluido, llamado aquafaba es valoradísimo por aquellas personas que prosiguen una nutrición vegana puesto que con él se pueden preparar merengues, mousses y hasta mahonesas, sin precisar utilizar comestibles de origen animal. Además de esto, este líquido tal como puede aportar más sabor al plato que se vaya a cocinar.

Y en lo que se refiere a si son seguros los envases de conservas, frente a la duda de si escoger lata o bien bote de conserva, Gemma del Caño, especialista en seguridad alimenticia y asevera lo siguiente en su libro en su libro Ya no comemos como anteriormente, ¡Y menos mal! (Paidós): “Todos los envases son seguros. Las latas están elaboradas con materiales que se han analizado y que han probado que los componentes de tal material no pasan al alimento”. La especialista explica que en la industria alimenticia se efectúan ensayos de migración en los que se verifica si alguna substancia del material del envase pasa al comestible y en caso afirmativo exactamente en qué cantidad. “Estos ensayos son obligatorios y están preparados por matrices de comestibles que sean afines y ceñidos a las condiciones de guardado. Eso sí, en los envases escribimos exactamente en qué condiciones hay que preservarlos, dejar una lata abierta en la nevera no es la mejor práctica, en tanto que el oxígeno empezará con su labor de oxidación y no podemos asegurar su buen estado inicial”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *