'El último hombre vivo': on line con el fatalismo de los setenta

Estamos en la ciudad de Los Ángeles del año mil novecientos setenta y siete. La guerra biológica ha matado a toda la población; la salvedad son unos mutantes caníbales que solo pueden salir a la noche debido a su extrema sensibilidad a la luz, y el doctor Robert Neville, el único humano que no se ha visto perjudicado por la plaga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.