'El último hombre vivo': on line con el fatalismo de los setenta

Estamos en la ciudad de Los Ángeles del año mil novecientos setenta y siete. La guerra biológica ha matado a toda la población; la salvedad son unos mutantes caníbales que solo pueden salir a la noche debido a su extrema sensibilidad a la luz, y el doctor Robert Neville, el único humano que no se ha visto perjudicado por la plaga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *