El Re- como núcleo de una obra

Imagen: PS.

La epopeya de Gilgamesh es considerada la primera narrativa escrita de la historia, en ella se nos cuenta la historia de Gilgamesh, rey de Uruk, y su mejor amigo -ya antes contrincante- Endiku. Tras un combate se embarca con Endiku en la busca de aventuras; se hallarán frente a una serie de retos que probarán sus habilidades y Gilgamesh se encarará a un sentimiento totalmente nuevo, el de la pérdida y muerte. Tras una serie de intentos errados, Gilgamesh pudo reunirse concisamente con su amante y descubrir el significado de la muerte y su irreversibilidad.

A 2 horas de finalizar el juego ni se me pasaba por la cabeza que Death Stranding, ni muchos juegos para videoconsolas, fuesen literatura. Me confundí, vaya que si me confundí.

Como hemos visto con Platón, hemos nacido con el Gilgamesh ya leído, todos, incluido querido lector. Todavía a peligro de confundirme, estoy convencido de que Hideo Kojima no ha leído el Gilgamesh todavía, mas Death Stranding tiene gran parte de su legado dentro de él.

Lo que nos prueban las dos obras es el que humano, por su condición, no es capaz de desconectar y debemos darnos cuenta de algo más esencial aún. Kojima nunca charló de conectar, sino más bien de reconectar. De regresar a conectar.

Las conexiones siempre y en toda circunstancia han estado ahí, jamás ha querido que procuremos estímulos nuevos, sino redescubramos los que tenemos frente a nosotros. No importan las distancias ni las barreras toda vez que tengamos un punto desde el que reconectar.
Death Stranding no busca que seamos amigos de él, sino escribamos a nuestra Amelie, que llamemos a Fragile más frecuentemente, que quedemos más con Deadman… En suma, Kojima nos lega un futuro más que probable -dejamos de lado los BTs y demás seres paranormales- en el que es posible que todo no esté perdido mientras que tengamos a quienes nos hacen ser quiénes somos, y gocemos juntos del invierno nuclear.

Se trata de algo nuevo, un AAA que asimismo tiene un fuerte componente de autoría independiente. Un título que establece nuevos caminos y expone en todos y cada esquina, un progreso remarcable en un planeta de cajas de loot. Una obra en la que se juega continuamente con la ironía de vivir una historia basada en recobrar los vínculos con la humanidad mas que, al tiempo, vamos a pasar a solas la mayoría del tiempo.

Una persona muy singular me afirmó en el momento en que, nunca actuaba de una manera en el que no fuera misma. Esa forma de meditar le había acarreado tener un número de vínculos reducido, mas eso sí, consiguió tener unos imperecederos y con los que siempre y en toda circunstancia podría reconectar cuando quisiera. Reconectar contigo.

Con lo que nada en la vida es solo ha o bien ka, todo en esta vida siempre y en toda circunstancia va a ser RE-: Reconectar, reconstruir, reintentar y rememorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *