El estudio sobre los clímax que hizo la nieta de Napoleón

Tras reclutar a doscientos cuarenta y tres mujeres, les midió a todas y cada una la distancia que había entre sus clítoris y sus vaginas, como les preguntó por la frecuencia de sus clímax a lo largo del coito.

En mil novecientos veinticuatro, Marie Bonaparte publicaría los resultados de su estudio bajo un pseudónimo (A. Y también. Narjani) en la gaceta científica Bruxelles-Médical, concluyendo que la distancia del clírotis y la vagina, de hecho, influía en la frecuencia de los clímax.

Marie dividió de esta manera a las mujeres en 3 tipos: las mesoclitorianas (las que tenían el clítoris ubicado a unos dos con cinco cm de su uretra), las teleclitorianas (una distancia superior a dos con cinco cm) y las paraclitorianas (una distancia inferior a dos con cinco cm).

Lo más sorprendente del estudio de Marie es que, pese a las restricciones del mismo, su intuición había sido atinada, puesto que análisis siguientes fueron confirmando que, de hecho, una menor distancia entre el clítoris y la vagina facilitaba la obtención del clímax a lo largo del coito.

Uno de los estudios más recientes a este respecto es del año 2011: fue publicado en la gaceta Hormones and Behaviour y fue llevado a cabo por los estudiosos Kim Wallen, de la Universidad de Emory, y Elisabeth Lloyd, del Instituto Kinsey, de la Universidad de Indiana, seguramente el centro más esencial de investigación sobre la sexualidad humana. Su punto de inicio fue, exactamente, la revisión de los datos publicados prácticamente un siglo atrás por la nieta de Napoleón Bonaparte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *