‘El consumidor cada vez es más exigente con la calidad de los productos’

Desde determinado punto de vista nutricional, ¿considera injusto charlar de comida basura en el caso de su cadena y de otras afines?

Burger King apuesta con fuerza por la calidad de la materia prima para asegurar un sabor verdaderamente genuino en todas y cada una de las recetas. Por poner un ejemplo, en contraste a otras compañías que tienen el pan congelado, el nuestro es fresco y se recibe diariamente en nuestros restoranes en España. De igual forma, las hortalizas llegan frescas día a día y se cortan en el instante para asegurar la máxima lozanía de estos ingredientes que, además de esto, proceden de la huerta murciana. Y, a nivel de distribuidores, trabajamos solamente con empresas especializadas y certificadas. Todas y cada una deben efectuar una auditoría interna anterior, llevada a cabo por Burger King, para asegurar que sus procesos de fabricación, instalaciones y productos finales están alineados con los estándares de calidad de nuestra cadena.

Los especialistas apuntan que, hoy día, el veinticinco por ciento de la población de España es obesa o bien tiene inconvenientes de sobrepeso. ¿Qué medidas han puesto en marcha para acrecentar los hábitos saludables de sus clientes del servicio?

Estimamos que es preciso sostener un consumo responsable para proseguir una dieta equilibrada. De ahí que, en nuestra web ponemos a predisposición de los usuarios el valor calorífico de cada uno de ellos de nuestros productos. En Burger King tenemos opciones para todos, con una oferta extensa que va desde nuestras icónicas hamburguesas a nuestra pluralidad de ensaladas.

¿De qué manera evoluciona el consumidor de comida veloz en España y en el planeta?

Cada vez es más exigente con la calidad de los productos y está muy informado sobre ingredientes y la composición nutricional. Nos hallamos frente a un consumo poco a poco más inteligente. Por nuestra parte, el nivel de demanda con nosotros mismos cada vez es más alto.

Terminan de lanzar su primera hamburguesa vegetal, la Rebel Whopper. ¿Responde a ese cambio que experimenta el cliente del servicio?

En Burger King estamos muy enfocados en la innovación y en estar siempre y en todo momento cerca de nuestros clientes del servicio para escucharlos y aportar continuamente nuevas opciones que den contestación a la demanda. Este producto es una opción alternativa para las personas que desean reducir su consumo de carne y responde a las presentes tendencias crecientes de flexitarianismo y comestibles de origen vegetal.

A propósito, ¿de qué está hecha precisamente?

Tiene exactamente la misma construcción que la icónica Whopper, salvo que hemos reemplazado la carne por un patty vegetal, sin sacrificar el sabor a la parrilla que los usuarios conocen y aman. Se trata de una hamburguesa vegetal, que no vegana, pues lleva mahonesa.

Los científicos trabajan en la preparación de carne cultivada desde células madre de animal, algo que favorecería al medioambiente. Todavía no ha llegado al mercado, mas sus costes cada vez son más asequibles: de los doscientos ochenta dólares americanos que costó hacer el primer filete en dos mil trece a los cincuenta del prototipo de un laboratorio israelí en dos mil dieciocho. ¿Piensa que las hamburguesas del futuro se van a hacer con este género de carne artificial?

La sociedad ha evolucionado en el último siglo en todas y cada una de las áreas de una forma increíble, y en el ámbito de la nutrición, concretamente, hay un nivel de innovación muy alto a todos y cada uno de los niveles. No estoy a favor de hacer predicciones, mas creo que el futuro va a estar en las mejoras que inciden en la calidad alimenticia y muy ligadas al cuidado del medioambiente.

¿De qué manera aborda Burger King España inconvenientes medioambientales como el de los restos de plástico?

Contamos con un comité de sostenibilidad desde el que impulsamos y regulando todas y cada una de las ideas de sostenibilidad de cara al desarrollo de nuestra actividad, como la reducción de plástico o bien la administración del agua y los restos en nuestros restaurants, entre otras muchas. Nos sentimos singularmente orgullosos de la puesta en marcha de nuestro plan para la reducción de plástico y la busca de nuevos envases sustentables. Terminamos de substituir las pajas de plástico por otras de papel en prácticamente cuatrocientos restoranes de la capital de España, Barna, Valencia y Sevilla, que suponen el cincuenta y siete por ciento del total del volumen de pajas de Burger King, y en el primer trimestre de dos mil veinte van a estar implantadas en todo el sistema. Además de esto, entre otras muchas esenciales medidas, en el segundo semestre de dos mil veinte todos y cada uno de los restaurants van a contar con cubiertos y agitadores de madera. Y en Brunete (la capital española), contamos con el primer establecimiento concebido desde su diseño para reducir el impacto medioambiental mediante elementos como el sistema de aerotermia, el control de iluminación exterior por fotocélulas o bien la integración de cargador para turismos eléctricos. Del mismo modo, Popeyes va a ser la primera marca del ámbito de la restauración en este país en ofrecer pajas de papel en todos y cada uno de los restaurants y contar con el noventa y cinco por ciento de los envases efectuados con material reciclable, conforme con un ambicioso plan de sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *