El código de la vida, un alucinante viaje al futuro de la especie humana

Jennifer Doudna. Quizás su nombre no te suene, mas su esencial descubrimiento: la edición genética a través del ARN, ha transformado la ciencia por siempre y es la base de las vacunas con las que estamos procurando frenar la incidencia del coronavirus.

Premio Nobel de Química en dos mil veinte al lado de Emmanuelle Charpentier por el descubrimiento de una técnica simple de emplear para alterar el ADN: el CRISPR, El código de la vida (Discute) es su biografía, contada por Walter Isaacson, autor de otras grandes obras biográficas como Einstein (Discute, dos mil ocho), Steve Jobs (Discute, dos mil once), Los renovadores (Discute dos mil catorce), Leonardo Da Vinci (Discute, dos mil dieciocho), Benjamin Franklin. An American Life (dos mil tres), Kissinger: A Biography (mil novecientos noventa y dos), y coautor, con Evan Thomas, de The Wise Men. Six Friends and the World They Made (mil novecientos ochenta y seis). “Se trata de una historia entrecruzada por una serie de grandes preguntas, desde los orígenes de la vida hasta el futuro de la especie humana, la que empieza con una estudiante de sexto grado a quien le encantaba buscar plantas ‘Dormilonas’ y otros fenómenos fascinantes entre las rocas volcánicas de Hawái, y que un día, al llegar a casa del instituto, halló sobre su cama un libro de detectives que procuraban descubrir lo que llamaban, no de forma muy exagerada, ‘el secreto de la vida’ «, asevera Isaacson, uno de los biógrafos más esenciales de nuestro tiempo.

El código de la vida asimismo plantea una interesante cuestión relacionada con la técnica CRISPR y es la implicación ética que la manipulación genética a través del ARN puede tener en la vida como la conocemos. Por una parte, la parte positiva de este avance puede suponer conseguir la inmunidad permanente frente a ciertas enfermedades, incluyendo las de origen viral, como la mejora de la salud de los pequeños que aún están por nacer. Mas, por otro, puede hacernos opinar que somos dioses, que podemos trastocar la naturaleza que nos circunda a nuestro antojo con las fatales consecuencias que esto podría tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *