El agobio potencia la intuición; la tristeza favorece la reflexión

Los efectos del agobio dependen de la cantidad de cortisol que se libere en el cerebro.

Un equipo de estudiosos proveyó a los participantes en una investigación, bien un medicamento que activaba la producción de esta hormona, bien un placebo, y después los sometieron al llamado test de reflexión cognitiva (TRC). Esta prueba plantea 3 preguntas que alientan a dar una contestación intuitiva mas incorrecta. Por ejemplo: un lapicero y una goma cuestan uno con diez euros en conjunto. Si el lapicero cuesta 1 euro más que la goma, ¿qué coste tiene esta? Lo natural es contestar inmediatamente diez céntimos, mas si te tomas 5 segundos para hacer un fácil cálculo, vas a ver que el lapicero cuesta uno con cinco y la goma cinco céntimos. Realmente pocas personas, ni tan siquiera las que tenían estudios superiores, llegaban a atinar las 3 contestaciones, mas los que respondían bajo los efectos del exceso de cortisol fallaban más aún.

La verdad es que el agobio estimula el pensamiento heurístico y la capacidad de dar contestaciones veloces, mas como vemos inhabilita para el procesamiento cognitivo más complejo. Por contra, la tristeza y la melancolía nos empujan a emplear el pensamiento metódico y reflexivo. Quizás en ese estado valga la pena concentrarse para intentar solucionar inconvenientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *