diez fallos al emprender (tomados de los libros para emprendedores)

Existen una serie de fallos habituales que los libros para emprendedores nos apuntan, cometidos por quienes desean empezar cualquier género de negocio. Si estos fallos no son corregidos a tiempo, pueden valer el sueño de emprender con un negocio propio (¡aparte de dinero y tiempo!). Actualmente, se calcula que ocho de cada diez empresas fracasan ya antes de los tres años, ¡lo que representa un ochenta por ciento !

Mas ¡sosegado! En esta entrada no procuramos desalentarte, sino más bien todo lo opuesto. Deseamos que conozcas cuáles son los fallos propios de un emprendedor a fin de que no tropieces con exactamente la misma piedra que hizo caer a otros. ¿Has escuchado la oración “Errar es humano”? puesto que esta expresión viene del latín “Errare humanum est” y significa, esencialmente, que está en la naturaleza humana el confundirse.

¿Has escuchado la oración “Errar es humano”? (tomado de los libros para emprendedores)

No ponemos en duda esta oración. No obstante, pensamos que hay formas de reducir el peligro de tomar una mala resolución. Una de ellas es, por poner un ejemplo, examinar experiencias extrañas y aprender de exactamente las mismas. Así, veremos cuáles son esos fallos usuales cometidos por emprendedores «primerizos» y empresarios. ¡Toma nota!

diez fallos tomados de los libros para emprendedores

Para este artículo, hemos creado una lista de diez fallos propios de un emprendedor que debes conocer. Mas ya antes de charlar a este respecto, deseamos que tengas claro que el descalabro es una parte esencial del éxito. Lo que esta oración nos quiere decir es que, si no nos confundimos, entonces jamás vamos a aprender de qué manera hacer las cosas bien.

Otro aspecto esencial es… ¡aceptar que no eres perfecto! Es posible que tengas los conocimientos precisos, los recursos y la experiencia, mas si has llegado hasta acá sin la pretensión de aprender, quizá esta lectura no te asista demasiado. No olvidemos la insigne oración del pensador chino Confucio: “la humildad es el sólido fundamento de todas y cada una de las virtudes”.

Si un emprendedor carece de humildad, es más difícil que aprenda
de experiencias extrañas y acepte sus fallos.

Asimismo debemos tener muy presente que aun los grandes empresarios han tomado malas resoluciones y se han equivocado, sobretodo en la etapa inicial del emprendimiento. La clave se encuentra en advertir el fallo, aceptar que se debe realizar un cambio y después arrancar la solución.

¿Por qué razón fracasa un emprendedor?

Hay múltiples razones por las que un emprendedor fracasa al instante de formar su empresa. Ahora te mentamos las más comunes:

1. No delegar las labores (¡ninguna!)

Ponemos este fallo de primer sitio pues, aparte de ser uno de los más usuales, ¡asimismo es uno de los más graves! Pasa muy seguido que, en el momento en que un emprendedor está empezando un proyecto empresarial, desea ocuparse de todo mismo. Esto ocurre por 2 primordiales motivos:
considera que absolutamente nadie va a hacer las cosas mejor que o bien no sabe de qué manera delegar labores.

Si como emprendedor y jefe tienes todo el peso del negocio en tu espalda, tarde que temprano, te marchas a desplomar. Es sumamente esencial que aprendas a delegar labores y confíes en las capacidades de tu equipo de trabajo. Que una compañía tenga un solo líder siempre y en toda circunstancia va a ser un punto enclenque.

Uno de los fallos propios de un emprendedor es apreciar cargar con toda
la responsabilidad solo (tomado de los libros para emprendedores).

No compensar el peso de las responsabilidades ni delegar labores es un fallo fatal. Piensa en lo siguiente: si te ocupas de todo en tu empresa ¿qué va a pasar el día que no estés?

Emprender Simple.
dos. No tener conocimiento sobre administración

Una cosa es saber enhornar pasteles, y otra cosa es saber emprender con un negocio de repostería. Bastantes personas caen en el fallo de meditar que, por dominar una habilidad o bien tener una profesión, ya están ya listos para montar su negocio. La administración empresarial y la administración de un negocio son 2 factores que deben estudiarse detenidamente.

Debemos tener claro desde el principio el reto y la responsabilidad que implica emprender un negocio. Conocer todos y cada uno de los elementos clave, las áreas funcionales y los procesos esenciales de la compañía es una obligación; esto si no deseas pertenecer a ese ochenta por ciento de empresarios que fracasan.

tres. Tener un modelo de negocio poco rentable

Querer tu idea de negocio es esencial, pero… ¿qué hay de su rentabilidad? Uno de los fallos propios de un emprendedor es “enamorarse” tanto de su idea, que ignora si su modelo de negocio es verdaderamente rentable. Tomemos en cuenta que, conforme el Modelo Canvas, un modelo de negocio nos ayuda a acotar los pilares de una compañía.

Por otra parte, si estudiamos la idea de negocio de forma preliminar, vamos a poder saber con algo más de certidumbre de ser posible de cumplir, o bien si solo nos dejamos llevar por emociones. Si deseas conocer más sobre emprendimientos rentables, te recomendamos visitar el próximo enlace: Emprendimientos rentables: ¿cuál elegir?

cuatro. Exceso de confianza

La confianza es una emoción que nos ofrece seguridad en el momento de emprender un proyecto, mas ten cuidado si estás abusando de ella. Tener exceso de confianza al montar una compañía o bien negocio puede ser un fallo grave, pues nos impediría advertir un inconveniente y aceptar que hemos tomado una mala dirección.

El otro extremo, sentirse muy inseguro, tampoco es lo idóneo para un emprendedor. La idea es situarse en un “punto medio”, en donde nos sintamos capaces de lograr una meta, mas nos sostengamos humildes en el recorrido.

cinco. No tener dinero suficiente para operar

Es claro que para poder montar una compañía se precisa de inversión. El capital preciso depende de muchos factores, como la propuesta de valor, los recursos clave, los trámites legales, entre otros muchos. Sabemos que existen entidades de finanzas y asociados clave que te pueden asistir a sostener tu modelo de negocio, mas eso no es suficiente para sostenerse en el juego.

No contar con los recursos financieros precisos puede ser asolador.
(Tomado de los libros para emprendedores).

Si vas a emprender una compañía, no solo debes meditar en la inversión inicial, sino más bien asimismo en la estructura de costos y los gastos recurrentes que demandará exactamente la misma, como el pago de servicios, salarios y alquileres. ¿En viable a nivel económico la idea de negocio?

seis. Gastar dinero de forma desmandada

No tener dinero suficiente para operar es un inconveniente, mas de nada vale tener buenos ingresos si la administración de exactamente los mismos es ineficiente. Uno de los fallos propios de emprendedores es opinar que por manejar buenos números, ya tiene el destino de su empresa asegurado.

Este fallo lo podemos observar no solo en el campo empresarial, sino más bien asimismo en la vida rutinaria. Bastantes personas, cuando están en una coyuntura económica conveniente, empiezan a gastar su dinero de forma desmandada. Como emprendedor, tu deber es saber dirigir esos ingresos y efectuar inversiones positivas que contribuyan al desarrollo y estabilidad de tu empresa.

siete. Ignorar las necesidades del público (¡uno de los peores conforme los libros para emprendedores!)

¡No tener en cuenta las necesidades de tus clientes del servicio es un fallo fatal! Si no te planteas a escucharlos y atender sus inconvenientes, ¿de qué forma sacarás adelante tu empresa? En tu psique, puedes opinar que una idea o bien producto va a ser un éxito, mas si el público no piensa lo mismo, va a ser un descalabro.

Ya antes de arrancar cualquier negocio, es de máxima importancia conocer cuál es tu público objetivo y cuáles son sus peculiaridades. Para asistirte en este punto, efectúa las próximas tareas:

Procura meditar como consumidor y no como emprendedor. ¿Qué inconveniente o bien necesidad soluciona la propuesta de valor de tu empresa?Construye el perfil de tu cliente del servicio ideal. Incluye toda la información que sea relevante, como la edad, sexo, clase social, localización, pasatiempos, etcétera Cuanto más concreto seas, mejor. Determina cuáles van a ser las estrategias y medios para comunicarte con el cliente del servicio, acompañarlo en el proceso de adquiere y aprender de él.
Sin clientes del servicio, ninguna empresa puede subsistir. ¡Presta atención a sus necesidades!
(Tomado de los libros para emprendedores).
ocho. No delimitar un plan de negocios

Puesto que el plan de negocios es un documento que reúne los objetivos de una compañía para conocer su proyección, no se debería dejar de lado. No obstante, lo más conveniente es realizarlo después de haber estudiado la idea y tener un modelo de negocio definido.

Para esas empresas cuya situación financiera no es estable, o bien no está en su mejor instante, el plan de negocios es la herramienta ideal para lograr inversores. Además de esto, ayuda a tener una visión en un largo plazo y a no desviarse de los principales objetivos del negocio.

nueve. Infravalorar a la competencia

Otro de los fallos habituales es infravalorar a la competencia. Esto acostumbra a acontecer, en la mayor parte de los casos, cuando el emprendedor tiene los recursos y los conocimientos para formar su empresa. El hecho de que estés en inmejorables condiciones para montar tu negocio, no quiere decir que otros no estén en exactamente la misma situación.

Infravalorar a tus «contrincantes» es uno de los peores fallos que puedes cometer, por el hecho de que desgasta tu capacidad para crear estrategias de mejora, para crear y conseguir ventajas a nivel competitivo. Si no examinas o bien admites el potencial de las propuestas de otras empresas, vas a ser inútil de lograr el éxito.

Infravalorar a la competencia es un fallo que puede costarte costoso
(tomado de los libros para emprendedores).
diez. No darle relevancia a los medios digitales

Es posible que tu idea de negocio no tenga nada que ver con la tecnología o bien la Internet, mas si no admites la relevancia de los medios digitales hoy en día, tu empresa va a estar perdida. El ecosistema de herramientas digitales está lejos de desaparecer, y tu deber como emprendedor es admitirlo y también investigar de qué forma sacarle provecho.

De la misma manera que la descrita en el presente artículo, hay una cantidad prácticamente infinita de información en la red de redes, y con ella, millones de usuarios conectados alrededor del planeta. Esto ha obligado a las compañías a reinventar sus estrategias, o bien a quedar a la merced de medios obsoletos que ya no tienen exactamente el mismo impacto en la sociedad.

Si ignoras todas y cada una los beneficios que trae crear un portafolio on-line de tu empresa y crear una comunidad en la página web, ahora te mentamos algunas:

Te deja dar a conocer tu empresa de forma más veloz y eficiente, sin límites geográficos y sin invertir grandes sumas. Puedes comercializar recursos y servicios digitalmente, brindándole mayor comodidad a los clientes del servicio. Te ayuda a conocer mejor a tu público objetivo mediante sus creencias y comentarios. Vas a poder sostener actualizada toda la información referente a la compañía en tiempo real. Mejora la productividad y te va a ayudar a concebir nuevas ocasiones de negocio.
Para acabar esta entrega:

Vamos a terminar haciendo un breve resumen de los fallos propios de un emprendedor y porqué es esencial evitarlos:

Debemos ver los fallos y tropiezos como una parte del camino al éxito. Aceptar que somos humanos y que es normal cometer equivocaciones, nos hace sabios y humildes.Aprender a delegar labores y repartir responsabilidades es vital en el desarrollo de cualquier negocio. Si toda la responsabilidad recae en una persona, se abrumará más veloz de lo que pensamos.Determinar la rentabilidad del modelo de negocio es vital. No sirve mucho tener una idea muy renovadora, si no cubre ninguna necesidad o bien el público no la entiende.Confundir la habilidad para hacer algo con la administración empresarial puede ser peligroso. No se debe montar un negocio por las razones equivocadas o bien sin ya antes valorar los peligros y procesos que implica.Subestimar a la competencia es uno de los fallos propios de un emprendedor. Examinar la competencia directa es una medida inteligente para aplicar estrategias de mejora en diferentes áreas de tu empresa.

Aguardamos que este artículo haya sido de tu agrado y que ahora tengas más claro cuáles son los fallos comunes que debes eludir al emprender. Y si ya estás cometiendo alguno, ¡esmérate en corregirlo! Puesto que como afirmó el refulgente científico Albert Einstein: “si deseas resultados diferentes, no hagas siempre y en todo momento lo mismo”.

¡Gracias por leernos, hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *