desde los tradicionales a One, de U2

“Duérmete pequeño, duérmete ya, que viene el coco y te va a llevar ” , afirma la letra de una tradicional nana. Lo raro es que, pese al atemorizador mensaje, esta canción de cuna logra su propósito. Esto es : que los bebés concilien de forma rápida el sueño y caigan rendidos en brazos de Morfeo. La clave no radica en la letra, sino más bien en la música. En verdad, una investigación de la Universidad de Harvard (EE. UU.) dado a conocer en la gaceta científica Current Biology sacó a resplandecer que los humanos somos capaces de distinguir una canción hecha para danzar de una nana en cualquier idioma y proveniente de cualquier cultura del mundo; incluyendo de ciertas bastante ocultas y apartadas, como las nanas de los quechuas peruanos o bien de los ainus, un conjunto étnico indígena asentado eminentemente en la isla nipona de Hokkaido .

Mas ¿qué tienen en común las nanas infantiles que se nos da tan bien distinguirlas?Es el interrogante que se hicieron en Cuckooland , una compañía de moblaje infantil británica. Ni cortos ni perezosos, pusieron a un equipo de estudiosos a examinar diez nanas infantiles tradicionales, entre ellas la popular nana de Brahms o bien Estrellita, ¿dónde estás? Y llegaron a la conclusión de que había una fórmula común: todas y cada una rondaban las 91 pulsaciones por minuto, por norma general estaban compuestas en clave de do, y escritas en un ritmo de 4 por 4.

“La función de una nana no es otra que aliviar a un bebé y asistirlo a dormir, con lo que era de aguardar un tiempo lento, un patrón rítmico simple y una armonía fácil, simple de memorizar y de cantar, con oraciones y versos repetitivos”, examinaba a causa del estudio Annaliese Grimaud, estudiosa del Music & Science Lab de la Universidad de Durham (Inglaterra).

Entonces, a los estudiosos de Cuckooland se les ocurrió que podían ir un tanto más lejos y también pesquisar si había canciones modernas que cumpliesen estos cánones. Examinando en las listas de Spotify, llegaron a la conclusión de que entre aquéllas que más se ajustan a la “fórmula de la nana” se hallan Only human , de Jonas Brothers, Someone you loved , de Lewis Capaldi, y You need to calm down , de Taylor Swift. Aun una de Sean Paul y el DJ David Guetta, Mad love . ¡Quién se lo iba a decir al popular DJ! Lo que los dejó completamente estupefactos es que había una que reunía todas y cada una de las peculiaridades de la nana ideal. A saber: One , de la banda de rock irlandesa U2. Una interesante opción alternativa a los tradicionales para dormir a los retoños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *