¿De qué forma influye el fragancia en la elección de pareja?

El proceso del experimento pestilente

Wedekind examinó un fragmento particular del ADN de un conjunto de estudiantes, observando particularmente los primordiales genes de histocompatibilidad ( MHC). Los estudiantes fueron divididos en cuarenta y nueve mujeres y cuarenta y cuatro hombres. Se les solicitó a los hombres que usaran camisetas de algodón llanas a lo largo de 2 noches mientras que evitaban cualquier substancia (alcohol, colonia, etcétera) que pudiese trastocar su fragancia natural. Tras un par de días, las camisas se pusieron en cajas de cartón con orificios, y se les solicitó a las mujeres que clasificaran las cajas por olfato utilizando 3 criterios: intensidad, placer y sensualidad.

Los resultados de Wedekind parecían enseñar que las mujeres preferían las camisetas que utilizaban los hombres con genes de compatibilidad diferentes a las suyas, lo que aumenta la posibilidad de que elijamos de manera inconsciente compañeros que pondrían a nuestra descendencia con alguna ventaja genética. El experimento fue discutido, mas alteró el pensamiento científico sobre los genes de compatibilidad. Y si bien el mecanismo tras este fenómeno es poco conocido, eso no ha impedido que las agencias de citas empleen la tipificación de MHC como una herramienta de emparejamiento, por poner un ejemplo. Un laboratorio que ofrece este género de pruebas a las agencias on line es una compañía suiza llamada GenePartner, que afirma: «Con las personas genéticamente compatibles, sentimos esa extraña sensación de química perfecta».

Mas, ¿de qué forma marcha el fragancia, si marcha? Se ha probado que los ratones pueden, y lo hacen, advertir genes de compatibilidad por el fragancia, y que los peces espinosos asimismo escogen parejas por su fragancia, mas en humanos, el juego es… algo más difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.