de qué forma hacer que tus plantas subsistan a la mudanza

Para los amantes de las plantas y jardines, hacer una mudanza puede ser un cefalea. En ocasiones, las plantas son bastante difíciles de cuidar aun en las mejores circunstancias, y los cambios bruscos con relación al agua o bien la humedad, la temperatura y la luz pueden ser catastróficas. Sin embargo, ¡hay formas de procurarlo y ayudaremos en esa parte!

Ahora contamos ciertos consejos para transportar tu jardín ya antes, a lo largo de y tras la mudanza.

Recuerda que planear con tiempo preciso puede ser la clave a fin de que tus plantas lleguen sanas y salvas, bonitas y resplandecientes a tu nueva residencia.

No efectúes el transporte de plantas en verano

Sabemos que, en ocasiones, no podemos aguardar meses para hacer una mudanza. No obstante, si tienes un jardín grande o bien muchas plantas, debes eludir hacerla a lo largo del verano, cuando las temperaturas son altas, el aire es seco y el sol es fuerte. Las raíces expuestas son singularmente frágiles.

Es posible hacer una mudanza bien sucedida en verano, mas debes tomar cautelas extra, garantizando que son regadas y transportadas apropiadamente, y que las raíces jamás estén expuestas al sol. De cualquier forma, caso de que puedas decidir cuánto vas a hacer la mudanza, te recomendamos que no escojas el verano.

Hidrata las plantas ya antes de retirarlas del suelo

La noche ya antes de retirar las plantas, efectúa un riego profundo o bien una inmersión (¡sin ahogarlas!), lo que dejará que el agua permeabilice el suelo y las raíces. Así, van a tener el agua suficiente para el proceso. Si sabes anticipadamente que deberás hacer la mudanza, efectúa este ritual una vez a la semana, de forma que tus plantes se acostumbren.

Haz este género de riego a la noche, a fin de que haya la menor cantidad de agua posible para evaporarse.

Ya antes del transporte de plantas, apáralas

A fin de que las plantas preserven energía a lo largo de la mudanza, garantiza que estén lo más saludables posible. De las mejores formas de hacerlo es apararlas y retirar todas y cada una de las partes fallecidas o bien en demasía, a fin de que la planta no gaste más energía de la precisa.

Efectúa el desarraigo con el máximo cuidado

Para facilitar el desarraigo, riega de nuevo las plantas, si bien la tierra todavía esté blanda de la noche precedente. Asegúrate de no recortar ninguna raíz. Retira las plantas del suelo, sosteniendo la mayor cantidad de tierra que logres.

Justo después de retirarlas, pone cada planta en una maceta con tierra y riégala de nuevo o bien envuelve la base de la planta (raíz y suelo) en un saco de arpillera húmedo.

Habla con tu empresa de mudanzas sobre el transporte de plantas

En el instante en que pidas presupuestos o bien consultes a las compañías de mudanzas, es esencial que señales que tienes plantas que transportar. De este modo van a saber que estas han de ser tratadas con el máximo cuidado y ser puestas en último sitio, de forma que sean la primera cosa en salir del camión de mudanzas.

En la plataforma Zaask, en las categorías de Mudanzas la capital española y Mudanzas Barna vas a hallar profesionales que van a poder asistirte, con experiencia en el transporte de plantas.

Plántalas nuevamente lo más velozmente posible

Esta parte es completamente crucial: pone tus plantas en el suelo lo más veloz posible. Si todavía no tienes un sitio concreto para plantarlas de nuevo, colócalas en un recorrido de tierra temporal hasta decidir dónde pretendes poner precisamente las plantas.

  1. Riega abudantemente el sitio donde las vas a poner y mezcla lajas de madera en el suelo para asistir a la tierra a absorber el agua.
  2. Pone las plantas en un orificio con agua y cubre la mitad con tierra fresca.
  3. Riega la tierra, deja absorber y rellena el resto del orificio con tierra y agua otra vez.
  4. Garantiza que el suelo no esté demasiado sólido, por el hecho de que esto va a hacer que el paso del aire sea limitado.

Empieza una nueva rutina poquito a poco

Mientras que las plantas se estén acostumbrando al nuevo jardín o bien espacio, ten presente que debes limitar el agobio del entorno. En los primeros días, busca una forma de que tengan sombra y no reciban luz directa del sol, de manera que se ajusten a las condiciones de tu nuevo jardín. Riégalas todos y cada uno de los días. Comprueba asimismo si el suelo se sostiene húmedo.

Indiferentemente de lo cuidadas que estén, desplazar tus plantas es siempre y en todo momento un proceso bastante difícil y que implica alguna suerte. Con estos pasos tienes medio camino andado a fin de que tus plantas subsistan a la mudanza y se amolden a tu nuevo hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *