¿De qué forma actuar en frente de un ataque epiléptico?

Ser testigo de un ataque epiléptico puede ser verdaderamente espantoso. Mas tenemos que saber que la mayor parte de las conmociones no representan una emergencia; se detienen por sí solas sin efectos secundarios permanentes.

No hay mucho que puedas hacer para detener una convulsión en el momento en que ha dado inicio, mas hay una serie de pasos simples que podemos realizar para resguardar a alguien de posibles daños a lo largo de una convulsión. Merece la pena conocer ciertos primeros auxilios básicos, y saber en qué momento es el instante de llamar al teléfono de urgencias.

Géneros de conmociones, grados de riesgo

Como ya hemos visto, ciertos ataques son más peligrosos que otros. Hay 2 tipos principales: las crisis extendidas y las crisis parciales que asimismo se llaman crisis epilépticas focales.

Las conmociones de comienzo focal o bien parciales se comienzan en una una parte del cerebro. El brazo puede comenzar a moverse o bien la cara empezar a tremer. Y si bien el paciente esté despierto y consciente, no puede supervisarlo. Es inútil. Puede parecer que se distancia o bien no mira nada conforme la convulsión se vuelve compleja. Después, es posible que no recuerde nada.

Las conmociones extendidas implican múltiples áreas del cerebro al unísono. Los perjudicados raras veces son siendo conscientes de lo que sucede. El tipo más conocido de crisis pertenece a este grupo: la crisis tónico-clónica extendida (previamente famosa como convulsión de gran mal). Presenciarlo es espantoso y, en un caso así, sí puede representar una alarma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *