De esta forma nació y se edificó ‘Assassin’s Creed Valhalla’

El factor histórico

Aunque es verdad que Assassin’s Creed no deja de ser una saga de aventuras que juega con determinados elementos de la ciencia ficción, la cuidada recreación histórica y los cambios de temporada con cada entrega se han transformado en su seña y en una de las peculiaridades más queridas por los fanes.

Assassin’s Creed Valhalla no es una salvedad y de esta forma nos lo aseguró Thierry Noël, historiador que ha formado una parte de la unidad de investigación (Research Unit) para este título. Su función era la de “nutrir la inventiva de los desarrolladores” y “dar respuestas” a cualquier duda que pudiese surgir a lo largo del proceso creativo, mas asimismo ha tenido “gran una parte de reconstrucción”. La Era Vikinga no es la más documentada  que se afirme y muchas de las crónicas y textos asociados a estos años fueron escritos por las víctimas de los saqueos vikingos, con lo que no se pueden estimar muy objetivos… Thierry reconoce que el trabajo histórico de AC Valhalla “ha sido un desafío” debido a la escasa documentación y que han debido “recurrir a especialistas, historiadores, arqueólogos…”.

Mas la cosa no acaba ahí, por el hecho de que no debemos olvidar que hablamos de un juego y no de un reportaje. ¿Qué es lo que significa esto? Puesto que que debían tener clarísimos sus objetivos y prioridades. En palabras de Thierry: “Tiene que ser ameno y apasionante mas sabemos que para Assassin’s Creed es fundamental tener una base histórica”. Ese bastante difícil equilibrio semeja haberse logrado y, en verdad, el historiador estima que AC Valhalla tiene “un setenta y cinco por ciento de historia y un veinticinco por ciento de creatividad” (a groso modo, por decir algo).

Es exactamente ese trabajo conjunto entre creativos y también historiadores y el respeto que la saga tiene por los hechos históricos lo que explica uno de los puntos fuertes de cualquier Assassin’s Creed. En el caso de AC Valhalla, continuar los pasos de Eivor no solamente nos va a llevar a encarnizadas batallas campales de las que solo vamos a salir vivos blandiendo el hacha, sino nos probarán que los temibles vikingos hacían otras cosas aparte de matar y tenían sus corazones. “Tenían sus sueños, sus familias…”, afirma Thierry, pensando quizá en de qué forma la dificultad inherente a cualquier cultura en ocasiones queda empañada por los estereotipos y las leyendas negras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *