¿De dónde viene la escala Fahrenheit de temperatura?

Para diseñar su escala, Fahrenheit partió de 2 puntos fijos de referencia y después agregó otros 2 basados en las temperaturas de congelación y ebullición del agua. El primer punto que situó en su termómetro fue el 0ºF, siendo este la temperatura más baja del crudo invierno de mil setecientos nueve y que logró con una mezcla de sal de amonio, hielo y agua líquida. El segundo punto lo estableció con la temperatura anatómico de una persona sana (su mujer), que por aquel entonces se consideraba una incesante. Si bien en un primer instante le asignó la graduación de 24ºF, los grados de su escala resultaban demasiado grandes y terminó por dividirlos en 4 partes y trasladar esa segunda referencia a los 96ºF. Con estos 2 valores establecidos se compuso el resto de la escala, otorgándosele a la temperatura de congelación del agua 32ºF y a la de ebullición 212ºF.

Esta medida tuvo gran extensión a nivel del mundo, mas fue perdiendo relevancia cuando la Revolución Francesa estableció que el grado Celsius (símbolo °C) debía considerarse como unidad estándar para medir la temperatura. En mil setecientos cuarenta y dos, el físico y astrónomo sueco Anders Celsius planteó una nueva escala que estableciese que los 100º equivalía a la temperatura de congelación del agua a nivel del mar y los 0º serían para la temperatura de ebullición en mismas condiciones de presión. No sería hasta escasos años después que el francés Jean-Pierre Christin invertiría esta propuesta a fin de que tuviese un orden más lógico y que todavía el día de hoy pervive. Hoy en día, el Sistema Internacional establece que la medida estándar de temperatura es el grado Celsius y el Fahrenheit ha quedado prácticamente reducido a U.S.A., Bahamas, Belice y las I. Caimán.

Como curiosidad, el título de la novela distópica ‘Fahrenheit cuatrocientos cincuenta y uno’ de Ray Bradbury hace referencia a la temperatura de esta escala en la que arde el papel. En ella, se cuenta un futuro desesperanzador en el que un gobierno déspota ha prohibido la lectura de cualquier libro y el cuerpo de bomberos se dedica a quemarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *