Datos y curiosidades sobre el corazón

El  corazón es un órgano sorprendente. No solo es el músculo más fuerte que tenemos, es el embajador de las emociones, sin él no podríamos vivir, puesto que es el encargado de irrigar vida a todo nuestro cuerpo.

Asimismo es el órgano al que escritores y románticos de todas y cada una de las profesiones imaginables han dedicado ciertas de sus mejores obras. De esta manera, pese a que sabemos que el responsable del enamoramiento es el cerebro, es el corazón el que prosigue utilizándose como símbolo del amor y la  pasión en el mundo entero.

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos y es el que hace circular la sangre por el cuerpo para suministrarle oxígeno y nutrientes. El corazón bombea la sangre rica en oxígeno y nutriente, manteniéndola en movimiento en el cuerpo en un circuito cerrado.

¿Y los latidos? El sistema eléctrico del corazón es el que controla la velocidad de los latidos. Concretamente, este late unas ciento quince mil veces al día, esto es, una media de ochenta veces por minuto o bien unas cuarenta y dos millones de veces por año.

Durante una vida promedio, el corazón humano va a llegar a palpitar más de tres mil millones de veces, puesto que el corazón no descansa jamás. Durmiendo o bien lúcidos, nuestro músculo cardiaco prosigue trabajando duro y bombeando tanta  sangre que podríamos llegar a completar cerca de un millón de barriles en una vida.

El día mundial del Corazón se festeja de año en año el veintinueve de septiembre. Y lleva celebrándose sin interrupción desde el año dos mil para dar a conocer al público las enfermedades cardiovasculares, su prevención control y tratamiento.

La Fundación De España del Corazón nos recuerda que si todos llevásemos una alimentación saludable y practicásemos  ejercicio de manera regular estaríamos dando unos pasos clave para lograr que las enfermedades cardiovasculares dejen de ser la primera causa de muerte en el planeta. Y es que, si no cambiamos nuestros hábitos de modo de vida, las estimaciones apuntan a que esa cantidad medrará y alcanzará los veintitres millones de muertes en dos mil treinta.

Para evitarlo, come y toma bien; observar tu nivel de glucosa en sangre; mantente físicamente activo; controla tu presión sanguínea; abandona el tabaco si eres fumador y mantén a raya tus niveles de colesterol y tu IMC (Índice de Masa Anatómico).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *