Datos y curiosidades del cerebelo

Si bien el cerebro es el órgano primordial y más esencial del sistema inquieto, esa CPU que hace que todo en nuestro cuerpo funcione mediante órdenes y estímulos-contestación, el encéfalo está compuesto por otras partes aparte del cerebro que prosiguen siendo igualmente precisas, si bien es posible que menos conocidas. Entre ellas, el día de hoy deseamos resaltar al cerebelo; ese hermano pequeño del que recordamos poco mas que siempre y en todo momento está ahí.

El cerebelo se halla en la parte trasera y también inferior del cráneo, bajo los lóbulos occipitales del cerebro. Se caracteriza primordialmente por la gran concentración de neuronas que presenta (más o menos la mitad de las de todo el encéfalo) y su función está relacionada con el movimiento y, por ende, con el sistema motor. El equilibrio, los movimientos musculares voluntarios y la coordinación son responsabilidad del cerebelo y aún se prosiguen encontrando funciones o bien contestaciones en las que el cerebelo podría intervenir. Su relevancia reside, entre otras muchas cosas, en las muchas conexiones que tiene con la corteza cerebral y que le dejan regular la información recibida por medio de reacciones bioquímicas a fin de que lleguen a la corteza.

La información de la que se dispone sobre el cerebelo se acrecentó desde el siglo XIX, cuando se empezó a probar (sobre todo en Francia) con este órgano y sus posibles efectos sobre el cuerpo. Por servirnos de un ejemplo, se descubrió que su extirpación quirúrgica provocaba trastornos del movimiento y coordinación muscular. Desde ese momento, no solo ha crecido el conocimiento sobre sus funciones sino más bien asimismo sobre las enfermedades que le afectan. La hipotonía, los  temblores desmandados, la pérdida de fuerza y velocidad o bien la ataxia son ciertos inconvenientes más frecuentes que se relacionan con el cerebelo.

La relevancia del cerebelo ha ido medrando conforme se conocían las funciones que cumple en el cuerpo humano y su papel como una parte del encéfalo. Para proseguir dando a conocer el cerebelo y propagar la relevancia de cuidarlo en frente de las posibles afecciones que pueden surgir, acá van ciertas curiosidades sobre el hermano pequeño del cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *