Curiosidades sobre el semen – ¿De dónde viene la palabra ‘semen’?

Hay muchos mitos en torno al semen, un fluido humano que causa mucha fascinación. Entre las opiniones más populares están la de que el semen tiene propiedades nutricionales, que es bueno para la piel, que rejuvenece… Mas la verdad es que no hay evidencia a nivel científico de la verdad de semejantes aseveraciones, alén del morbo que generan.

Ya antes de contar ciertos datos más curiosos sobre el esperma, parémonos en la anatomía reproductiva del hombre.

Entre los órganos sexuales masculinos hallamos los testículos, el conducto cortés, la próstata, la vesícula seminal y el pene.

Los espermatozoides, gametos masculinos que portan información genética, se forman dentro de los testículos, en unos cilindros llamados seminíferos. De ahí pasan al epidídimo, donde maduran hasta el momento en que pasan al conducto cortés, un cilindro muscular capaz de transportar a los espermatozoides.

A lo largo de la excitación sexual, el pene se llena de sangre y se pone erecto. Y, de producirse suficiente estimulación, los espermatozoides se liberan a una velocidad que ronda los cincuenta quilómetros por hora, a lo largo de un proceso conocido como eyaculación.

Ya antes de ser expulsado, el esperma pasa primero por la ampolla, de donde recoge líquido de la vesícula seminal. Después, al pasar por la próstata, se le agrega el fluido que le su propio aspecto lechoso. Ahora, el semen pasa a los conductos eyaculatorios del pene para ser liberado.

Cada vez sabemos más cosas sobre la reproducción humana. Cuando el espermatozoide alcanza al óvulo, hace una suerte de match entre las proteínas propias y las de la superficie del gameto femenino; una asociación que actúa como llave, que le deja acceder a su interior.

Durante la historia, la falta de conocimiento de de qué forma marcha la  reproducción humana le ha concedido al semen muchos tabúes y le ha asignado conceptos equivocados. Hoy día, muchos de esos mitos siguen, como asimismo la fascinación que vira en torno al semen. La falta de conocimiento hace que muchos le concedan propiedades de las que, realmente, está desprovisto.

Por otra parte, a muchos les preocupa la calidad del semen, y la cantidad, relacionándolo equivocadamente con la masculinidad. Los factores que determinan la fecundidad masculina son variables, y están relacionados con disfrutar de buena salud y forma física. En general, fumar, el sobrepeso y el agobio, entre otros muchos factores, no son amigos de una buena salud reproductiva.

En esta galería repasamos ciertos datos curiosos sobre el semen y desmitificaremos ciertas opiniones frecuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *