cuando resguardar el medioambiente asimismo salva vidas humanas

El día de hoy, más de treinta años después, la capa de ozono todavía no se ha recuperado totalmente, mas sabemos que, de no haberse tomado medidas, los niveles de rayos ultravioleta que llegarían a la Tierra serían considerablemente más intensos y peligrosos. Por servirnos de un ejemplo, un equipo de científicos estadounidenses termina de publicar los resultados de un modelo matemático que simula los efectos del tratado sobre el ozono estratosférico, las reducciones asociadas en la radiación ultravioleta y las ventajas para la salud derivados de ellos. Los resultados, que se publican en la gaceta ACS Earth and Space Chemistry, señalan que, solo en U.S.A., el pacto ha ayudado a prevenir más de cuatrocientos millones de casos de cáncer de piel y más de sesenta millones de casos de cataratas de ojos.

“Si no se hubiesen limitado los productos químicos que la destrozan, el debilitamiento de la capa de ozono habría empeorado progresivamente a lo largo del siglo XXI”, nos explica Julia Lee-Taylor, estudiosa en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) y coautora del trabajo. “Según nuestras estimaciones, la regulación evitará cuando menos uno con tres millones de muertes por cáncer de piel en personas nacidas entre mil ochocientos noventa y 2100”. En las simulaciones, los autores hallaron un exceso de casos de cataratas y múltiples géneros de cáncer de piel que coinciden con el inicio de la destrucción de la capa de ozono. El punto máximo se alcanzaba décadas después, conforme fue avejentando la población más expuesta a los niveles más altos de radiación ultravioleta. Por lo general, las personas nacidas entre mil novecientos y dos mil cuarenta han experimentado o bien experimentarán una mayor probabilidad de sufrir enfermedades asociadas a la destrucción del ozono estratosférico. Además de esto, la población nacida entre mil novecientos cincuenta y dos mil padece el mayor peligro.

¿En qué momento se recobrará la capa de ozono? ¿Estamos ya libres de riesgo?

Los científicos estiman que, de no haber factores inopinados que ralenticen el proceso, la capa de ozono podría regresar a las condiciones precedentes a mil novecientos ochenta en más o menos veinticinco años, cara dos mil cuarenta y seis-dos mil cuarenta y siete. “Hay que rememorar que el agotamiento del ozono no se restringe al orificio en sí. Asimismo hay una destrucción del ozono menos intensa, mas muy extendida, en zonas de latitudes medias en las que vive bastante gente, y asimismo aguardamos que la situación mejore en estas zonas”, nos señala Lee-Taylor en una entrevista con Muy Interesante.

En cualquier caso, y pues la capa de ozono todavía no se ha recuperado, cualquier persona viva todavía corre el peligro de exponerse a niveles de rayos ultravioleta superiores a los aconsejables que pueden generar quemaduras solares y cáncer de piel. “Sin embargo, los efectos actuales relacionados con el agotamiento del ozono son solo alrededor del 1 por ciento de los que veríamos en el futuro de no haber cumplido el Protocolo de Montreal”, medita la estudiosa. “Por lo tanto, los pequeños que nacen actualmente se han librado de prácticamente todos los peligros relacionados con la destrucción del ozono”.

Si bien el trabajo se ha efectuado con datos de la población estadounidense, los estudiosos piensan que podrían efectuarse estudios afines en otros países toda vez que haya datos libres sobre las tasas locales de cáncer de piel. “Las zonas más frágiles a los efectos de los orificios de ozono son el extremo sur de América del Sur y las zonas del norte de latitudes medias durante determinados periodos de la primavera. Y un factor esencial para este estudio es el hecho de que hay un agotamiento de la capa de ozono en las latitudes medias, en zonas en las que vive bastante gente. Se trata de reducciones parcialmente pequeñas, mas debido a que están extendidas y persisten a lo largo de todo el año, son importantes”, recuerda la especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.