¿Cuáles son los pescados más sanos?

El llamado pescado blanco –bacalao, lenguado, rape, merluza, rodaballo…– es sedentario, no precisa hacer acopio de grandes reservas de energía y solo tiene un 1-dos  por ciento de grasa en su cuerpo. Eso sí, es una fuente de proteínas muy saludable y poco calorífica, aparte de aportar vitaminas del complejo B. Por su parte, pescados azules como las sardinas, los salmones y los atunes son trotamundos, efectúan muy largos desplazamientos durante su vida y eso los lleva a amontonar entre un cinco  por ciento y un diez  por ciento de grasa entre sus músculos. Teniendo presente que asimismo aportan proteínas en cantidad y calidad afines al huevo y la carne, su caché gastronómico y nutricional a esta altura está por las nubes.

Conforme las últimas investigaciones, el consumo de omega-tres no solo mejora nuestra salud cardiovascular, sino  asimismo favorece al funcionamiento del cerebro. Una investigación de la Universidad de Alberta (Canadá) probó que las neuronas encargadas de guardar información en el hipocampo, la sede de la memoria, se comunican mejor unas con otras cuando los niveles de omega-tres son elevados. También, que por nuestras venas fluya este nutriente abudantemente previene la depresión y mejora el estado anímico. Por si no fuera suficiente, otra reciente investigación de la Universidad de Oxford, en el R. Unido, ha sacado a resplandecer que su consumo mejora la calidad del sueño, puesto que reduce los inconvenientes para conciliarlo y las interrupciones nocturnas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *