¿Cuál es el mejor café para máquinas de café automáticas?

Para aquellos que os estéis proponiendo adquirir una máquina de café, para los que tengáis en casa una máquina de café automática, hoy os contamos cuáles son los beneficios de este género de máquina de café y cuál es el café que podéis usar para sacarle el máximo.

Lo que precisas saber de las máquinas de café automáticas

Si hace unos años la tendencia era comprarse una máquina de café de cápsulas, en este último tiempo hay un regreso al café genuino, a un café que produzca menos restos (las cápsulas son bastante difíciles de reciclar) y asimismo un café más económico, en consecuencia, hay una mirada puesta en la máquina de café automática como una alternativa más a valorar.

¿Es más asequible la máquina de café automática que la de cápsulas? No. Mas, si sois múltiples personas a tomar café en casa o consumes bastante café, vas a ver que en un medio plazo sí te sale más asequible la máquina de café automática pues la diferencia va a estar en el costo del café.

Otro aspecto que llama la atención de este género de máquinas de café es que se usa de la manera más fácil del mundo: se pone el café y el agua, se pone la taza debajo, se le da al botón y café listo. Es increíble, lo único a lo que debes prestar un tanto más de atención es a la cantidad de café y la cantidad de agua a fin de que te salga un café idóneo para ti.

Además de esto, en el planeta del café en grano para máquinas de café automáticas puedes hallar cafés naturales, arábigos o robustas, aun puedes crear tus mezclas para gozar de un café único. Eso sí, olvidaros de adquirir en los grandes supermercados y apostad por lugares especializados, vais a tener más opciones, mejor calidad y especialistas que os pueden guiar.

¿Qué café emplear en una máquina de café automática?

Una de las recomendaciones más esenciales que debéis tener muy muy presente en el momento de usar una máquina de café automática es que no se puede emplear un café torrefacto. Las razones son varias:

  • Salud: En contraste al café natural, al torrefacto se le agrega entre un quince y un veinte por ciento de azúcar a lo largo del proceso de torre, una cantidad de azúcar altísima, desaconsejada por los especialistas y perjudicial para la salud. O sea, al torre del café natural no se le agrega ninguna substancia, el propio grano es el único ingrediente.
  • Cafetera: los especialistas en máquinas de café apuntan que con este café se pueden dañar las automáticas en poquitos meses y son averías que están etiquetadas por “mal uso”, por lo que no entran en la garantía del aparato.

¿Por qué se considera “mal uso”? El jarabe de glucosa o sacarosa que se le agrega al café torrefacto se termina transformando en azúcar quemado, o sea, una suerte de caramelo o substancia pegajosa que se va adhiriendo a los engranajes de la máquina de café automática, lo que acaba por impedir que funcione correctamente y inmejorable.

La recomendación que dan todos y cada uno de los profesionales del planeta del café es que se debe usar un café natural para las máquinas de café automáticas, pudiendo seleccionar entre un café arábigo o robusta, y que dependiendo de la zona de donde proceda va a tener sus peculiaridades propias. La mayor parte de estos cafés proceden de África, Asia y América Latina.

No obstante, cuando uno se toma un café torrefacto se pierde el genuino fragancia y sabor del café puesto que esa capa de azúcar quemado que se le agrega aporta amargor y cubre toda la esencia de los genuinos granos. Tal vez sea por ese amargor que hay tantas personas que optan por un café con leche. Además de esto, como curiosidad, ¿sabías que es ese azúcar añadido el que le da el color obscuro al café?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.