¿Cómo bañar a un bebé paso a paso?

Darle un baño a tu niño puede ser una experiencia única para ti, y también un momento de gran importancia para el pequeño. Porque, además de servir para la higiene, este proceso ayuda a formar un lazo especial entre padres e hijos. Es, por decirlo de algún modo, un momento de juego y de intimidad. Así, puedes dar el baño a tu hijo en un plato de ducha o en una bañera con cambiador; cualquier opción será válida mientras apliques el sentido común y, ante todo, le dediques todo el cariño que necesita. Si quieres saber cómo bañar a tu bebé, sigue leyendo. Vamos a explicarte todo lo que necesitarás para realizar este ritual.

Primeros preparativos

Antes de nada, debes asegurarte de que la bañera está limpia. Luego deberás llenarla, pero no más de 20 centímetros. Si vas a emplear un plato de ducha, puedes instalar una bañera con patas o algún tipo de cubeta que sea apta para ello. También necesitarás tener a mano la toalla y la esponja. Esta última debería ser natural, y sería conveniente acompañarla de un jabón neutro. Por último, pero no por ello menos importante, vigila que la temperatura de la estancia oscile entre los 22 y los 23 grados.

Controla la temperatura del agua

Antes de sumergir a tu pequeño, debes asegurarte de que no se va a quemar. Por eso, la temperatura ideal del agua está entre los 36 y los 38 grados. Esto deberías comprobarlo con un termómetro de baño.

Sumerge a tu bebé

Ahora tienes que apoyar su cabeza en el hueco de tu brazo. Al mismo tiempo, sostén la parte exterior de su hombro con tu mano. El otro brazo lo tendrás que pasar por debajo de su culito. Una vez lo tengas bien sujeto, deslízalo en el agua despacio, siempre comenzando por los pies. Así no se asustará. 

Lávale la cabeza

 Enjabónale la cabeza con mucha suavidad, y no lo sueltes en ningún momento. Cuando vayas a limpiar su cara, puedes usar agua únicamente. 

Lava su cuerpo

Enjabónalo con la esponja, empezando por los hombros y terminando por los pies. Pon atención a cada pliegue de la piel, y no realices movimientos bruscos. Puedes mantener la mano bajo su nuca mientras usas la otra para sujetarle por la axila y darle la vuelta. Así también podrás enjabonarle la espalda.

Una vez hecho esto, puedes ir retirando el jabón poco a poco con la ayuda del agua, y siempre con movimientos suaves. Si le avisas de lo que haces, reducirás el riesgo de que se asuste y llore.

Sácalo del agua

Finalmente, sácalo con cuidado. Antes de ponerle su pijama bebe, puedes tenderlo en su cambiador y envolverlo con la toalla. Es importante que lo seques sin frotar, solo con unos toques suaves. También debes asegurarte de que no dejas ninguna zona húmeda. Comienza por la cabeza, ya que es por donde puede perder más calor corporal.

Si has seguido estas indicaciones, le habrás dado un baño estupendo a tu bebé. El proceso entero tendría que durar alrededor de 10 minutos, y no es conveniente que se alargue mucho más. Ten en cuenta que tal vez llore las primeras veces, pero eso es normal. Solo reacciona ante algo que le es desconocido. La mejor forma de calmarlo será empleando canciones y alguna caricia. Lo único que necesitas es mantener una temperatura agradable para el niño, y no tardará en acostumbrarse. ¡Verás que ambos comenzaréis a disfrutar de la hora del baño!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.