Combate Jedi, un deporte de una galaxia muy, lejanísima

No hace falta sentir una alteración en la Fuerza para saber lo grande que se ha hecho Star Wars. El fenómeno que empezó en mil novecientos setenta y siete con esa peliculilla de aventuras espaciales concebida por George Lucas dio paso a un gigante de la cultura popular que suma 9 películas primordiales, series, libros, cómics, juegos, y una infinita cantidad de merchandising que va desde figuras de acción y líneas de ropa hasta máscaras de Chewbacca. De entre toda esa amalgama de productos comerciales y creatividades fandom nació Ludosport, un deporte basado en combates con sable de luz.

Lo que a primeras muchos considerarán una simple invención de los entusiastas de la saga de cumplir un pequeño sueño y sentirse como un jedi o bien un sith blandiendo esa legendaria arma que es el sable de luz, resulta ser un deporte bien definido con reglas y valores como otro cualquiera. Este proyecto nació en el año dos mil seis en Italia, donde Simone Spreafico, Gianluca Longo y Fabio Monticelli decidieron unir su pasión por las películas de George Lucas con su experiencia en diferentes disciplinas de combate y artes marciales. Diseñaron una metodología y una técnica propia (con 9 estilos de lucha diferentes) basada tanto en lo que se ve en la saga de Star Wars como en deportes de lucha como la esgrima o bien el kendo; todo esto aplicándolo a una serie de valores precisos en todo deporte.

El correr del tiempo ha hecho que Ludosport se extienda por decenas y decenas de países (entre ellos España) en 3 continentes diferentes y que se transforme en un deporte por derecho propio, con su reglamento y campeonatos o bien torneos a nivel nacional y también internacional. Las reglas pasan primero con lo que se podría llamar el “arma reglamentaria”, un sable de luz con empuñadura de aluminio y una hoja de policarbonato de ochenta y siete centímetros que puede presentar ciertas variaciones (2 dagas cortas o bien un sable-bastón con 2 hojas en su sitio). Los puntos se dan conforme donde golpee el sable: antebrazos, manos, piernas hasta la rodilla y empuñadura del sable son blancos no-mortales (IH) al paso que el resto del cuerpo es blanco mortal (OH). Solo los golpes OH dan puntos, al tiempo que los IH rompen la guarda del contendiente.

Estas reglas básicas a lo largo del combate se ven reforzadas con unos principios aplicables a cualquier competición deportiva como son los valores olímpicos y a una filosofía particular, el SeCuRi. Este término procede de las palabras italianas servizio, cura y rispetto y acarrean unos principios de fidelidad, disciplina y compañerismo. Servizio hace referencia a la “voluntad de cada uno de ellos de los miembros de este deporte de asistir, respaldar y animar a los demás”. Cura se centra en el “control de las técnicas a fin de que no resulten peligrosas en el momento de combatir”. Para finalizar, rispetto es el “trato de consideración y deferencia cara todos y cada uno de los compañeros, y obediencia cara los instructores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *