Claves para seleccionar tu caseta y tumbona de jardín

El jardín es un espacio de la casa que ha jugado ya papeles esenciales aun en el planeta de la literatura. La novela «Elizabeth y su jardín alemán» es solo una pequeña muestra de ello. Todo cuanto la protagonista de este libro precisa es su jardín, sus libros y sus hijas. Si bien el comprador no haya leído esta novela, puede suponer por su título que Elizabeth, además de tener plantas con y sin flores por todas partes, tendría asimismo (por lo menos) alguna caseta de jardín y múltiples tumbonas de jardín en las que poder reclinarse en las horas en que el sol rechaza.

¿Qué tomar en consideración para seleccionar caseta?

En el momento de seleccionar casetas para jardín, resulta conveniente tener en consideración la funcionalidad y el estilo que mejor combina con el resto de nuestra casa.El primordial factor que influye en el momento de elegir una caseta u otra es el material. La madera, el metal y la resina son los 3 aspirantes más frecuentes. Cada uno de ellos de estos materiales cuenta con unas ventajas y asimismo, unos inconvenientes que pueden favorecer o dañar nuestro jardín. Ahora, te explicamos las virtudes y los defectos, a fin de que como comprador, valores cuál te resulta más recomendable.

Madera

La madera es el material tradicional por antonomasia. Sus propiedades como aislante térmico dejan que en el invierno, los ítems albergados dentro de la caseta de jardín se sostengan en estupendas condiciones. De igual manera, si alguien hace un uso activo de la caseta, no como cobertizo, sino más bien como una prolongación de la casa, quien se halle en su interior continuará resguardado del calor del exterior. Se aconseja que se aplique un barniz exterior con el que poder acrecentar la resistencia de la caseta y fortalecer su impermeabilidad. Supone una opción alternativa medioambientalmente respetuosa. Acepta la decoración externa e interna, con pintura, bóvedas, toldos, estantes… Eso sí, es recomendable aplicarle un tratamiento periódico que la resguarde de la humedad y del agua. Además de esto, precisan de un soporte, un suelo, que la aísle del terreno.

Metal

Se identifican por ser casetas de jardín resistentes, durables, que encaran bien las contrariedades del tiempo. Su durabilidad es en frente de humedades, vientos, altas y bajas temperaturas. En lo que se refiere al costo, son bastante económicas, ya que su producción no supone un gasto tan elevado. Al ser ligeras, son más simples de transportar. La instalación es más fácil a las casetas de madera. En lo que se refiere a la limpieza, para sostenerla higienizada es suficiente con usar una manguera, ya que es un material que se mancha poco y que, en el caso de hacerlo, repele bastante bien la suciedad. No pueden pintarse de cualquier color, sino por norma general se venden en una gama predeterminada por el catálogo. Tampoco incluyen suelo, mas sí se ofrecen galvanizadas (lo que aumenta su resistencia).

Resina

Las casetas de resina son ligeras, igual que las de metal. Su ensamblaje es tan fácil que se aconseja singularmente para quienes son más inexpertos. Son resistentes a la humedad, mas no transpiran, por lo que retienen el calor, algo que las puede hacer poco aconsejables para el verano (transformándolas en una suerte de caseta útil solamente como cuarto trastero). Al ser tan ligeras, son muy débiles. No obstante, ofrecen estéticamente una enorme virtud y es que pueden pintarse de muchos colores diferentes, aparte de que pueden imitar ciertas texturas: la de la madera y otros materiales.

¿Qué tener en consideración para seleccionar tumbona?

Siguiendo con los materiales, las tumbonas pueden ser:

  • Tumbonas de madera: Dotan al jardín de un toque rústico y orgánico. Son medioambientalmente respetuosas, si bien precisan de bastante mantenimiento, para eludir que la madera se estropee. No son nada ligeras, con lo que es conveniente descartarlas si se busca una tumbona portátil. Sin embargo, asimismo las hay con ruedas.
  • Tumbonas de plástico: Son más económicas que las de madera, ligeras y con un mantenimiento sencillísimo. No obstante, su durabilidad es menor. Entre los plásticos más usados se encuentra el polipropileno. Este plástico es de mayor durabilidad que los otros y reciclable.

Tumbonas que combinan múltiples materiales: Las hay que se fabrican con estructura base de aluminio, al que se le agrega polipropileno y se fortalece con fibra de vidrio. De esta manera se aprovechan las virtudes de cada material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.