Charlamos sobre los efectos del cambio climático en la salud

A lo largo de los últimos meses, prácticamente toda nuestra atención ha estado puesta, como es lógico, en la evolución de la pandemia de COVID-diecinueve. Una crisis sanitaria que requería nuestra atención y acción urgente. No obstante, los especialistas nos recuerdan que no se puede estacionar y dejar para más adelante el otro gran reto con el que debemos lidiar: el cambio climático.

La crisis climática es un fenómeno global y que tiene esenciales repercusiones sobre el desarrollo económico, la seguridad alimenticia, la propagación de enfermedades y la salud de las personas. El aumento de temperaturas provoca sequías que por su parte afectan a la agricultura y están en el origen de grandes hambrunas. Además de esto, favorece la expansión de virus que frecuentemente estaban limitados a zonas tropicales: por poner un ejemplo, la incidencia mundial del dengue se ha multiplicado en los últimos tiempos, y el peligro de infección afecta a más o menos la mitad de la población mundial. Las olas de calor provocan un aumento de ingresos hospitalarios y fallecimientos, sobre todo en la población más frágil, y los acontecimientos extremos como ciclones o bien inundaciones provocan abundantes daños materiales y personales.

Conforme la OMS (OMS), el cambio climático ocasionará unas doscientos cincuenta cero defunciones anuales entre dos mil treinta y dos mil cincuenta. noventa y cinco cero muertes relacionadas con la desnutrición infantil, sesenta cero por paludismo, cuarenta y ocho cero por diarrea y treinta y ocho cero causadas por la exposición a olas de calor. La mitigación y adaptación al cambio climático, en consecuencia, son temas que han de estar encima de la mesa en el momento de abordar cualquier cuestión política o bien económica, y asimismo se deben tomar en consideración en la administración sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *