Artritis reumatoide. ¿Qué es? ¿Cuáles son los síntomas?

La artritis reumatoide ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por fallo los tejidos del cuerpo, y daña primeramente, en general, las articulaciones más pequeñas, sobre todo aquellas que unen los dedos de las manos con las manos, y los dedos de los pies con los pies. No se debe confundir con la artrosis, en la que se marcha gastando el cartílago articular (el tejido que cubre el hueso y actúa de amortiguador); en el caso de la artritis, tiene sitio una inflamación crónica de la membrana sinovial (algo como la “bolsa” que cubre la articulación).

Los síntomas de la artritis reumatoide acostumbran a estar relacionados con sensibilidad en las articulaciones al palparlas, como localizarlas calientes y también hinchadas, mas asimismo se dan casos de rigidez articular, cansancio, fiebre y ausencia de hambre.

Factores de peligro

  • La artritis reumatoide es un mal que, como el lupus, afecta en mayor medida a las mujeres.
  • Acostumbra a diagnosticarse entre los treinta y cincuenta años. En España, esta enfermedad afecta al uno con siete por ciento de la población.
  • Si alguien de la familia tiene artritis reumatoide, tienes más posibilidades de desarrollar la enfermedad.
  • Fumar aumenta asimismo el peligro de contraer la enfermedad, especialmente si se tiene predisposición genética. Además de esto, este hábito dañino semeja estar asociado a que la artritis que se padezca sea más grave.
  • El sobrepeso semeja acrecentar el peligro de desarrollar la enfermedad.

Tratamiento de la artritis reumatoide

En lo que se refiere a los tratamientos, «la verdad es que han mejorado mucho en los últimos tiempos, y, día a día, no deja de medrar el arsenal terapéutico, como el número de nuevas moléculas que son eficientes en ensayos clínicos”, apunta el doctor Pego, quien insiste en que merced a todo esto la esperanza de vida “prácticamente se ha equiparado a la del resto de la población”. No obstante, el paciente con artritis debe aceptar algunos hábitos vitales saludables: “Entre ellos, el ejercicio, una dieta variada rica en calcio y asegurarse unos niveles convenientes de vitamina liposoluble D para contrarrestar el efecto desfavorable de determinados medicamentos”. Por último, el especialista resalta que la artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas, como el lupus, aumentan “el peligro cardiovascular, con independencia de los factores previos”, con lo que supervisar de forma conveniente estas enfermedades acarrea una reducción del peligro de sufrir asimismo cardiopatías.

En las últimas décadas, se ha avanzado mucho en el conocimiento de la patogénesis de la artritis reumatoide, esto es, sobre qué moléculas median la inflamación y que es conveniente bloquear para tratarla. Por el momento, se sabe que hay “un par de anticuerpos que se asocian a la enfermedad y a un peor pronóstico, y se conocen como anticuerpos de factor reumatoide y anticuerpos antipéptido cíclico citrulinado (anti-CCP)”. Por otra parte, asimismo se han identificado otros factores que pronostican de qué forma de grave será la enfermedad, como el número de articulaciones perjudicadas al comienzo y de manifestaciones radiológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *