Anorgasmia: ¿un problema médico?

Toda persona que ha vivido un clímax puede reconocerlo, si bien la definición fuera otra. Mas, cuando no se da, ¿qué sucede? Nos hallamos frente a un trastorno del clímax. Este se define como la complejidad permanente o bien recurrente, el retraso o bien la ausencia de lograr el clímax tras una estimulación sexual suficiente, que causa sofocación personal. Es lo que es conocido como anorgasmia o bien ausencia de clímax.

Posibles causas de la anorgasmia

Las causas pueden ser realmente diferentes de unas personas a otras, puesto que en el clímax influyen factores sicológicos, culturales y físicos.

En los factores físicos podemos localizar trastornos hormonales, como la minoración de los niveles de testosterona, la repercusión de otros fármacos (primordialmente ISRS) o bien cualquier lesión o bien perturbación tanto de los genitales como de las unas partes del cuerpo implicadas en la contestación sexual (lesión de medula ósea o bien lesiones en la musculatura del suelo pélvico). Asimismo influye la edad o bien las enfermedades crónicas.

Por otra parte, los factores sicológicos, como en otras disfunciones sexuales, están muy presentes en la anorgasmia. En concreto, los trastornos depresivos y los de ansiedad reducen el deSeo y la excitación.

Además de esto, se incluyen en este conjunto experiencias sexuales anteriores negativas, historias de abusos y maltratos o bien experiencias traumáticas o bien de pérdidas. También, cosas más leves como el temor a dejarse llevar o bien la ansiedad por el desempeño sexual, que llevada al extremo puede hacer que la persona no logre llegar al clímax al no evadirse de estos pensamientos intrusivos.

Finalmente, pueden intervenir los factores culturales. Entre ellos, hallamos los que están interconectados con la relación presente, falta de comunicación o bien amedrentad, juegos eróticos deficientes, encuentros sexuales que terminan antes que la mujer se excite suficiente o bien inconvenientes en la relación.

Es esencial explicar que asimismo hay otros inconvenientes culturales, primordialmente en el caso de las mujeres, en el que la contestación sexual se halla influida por un condicionamiento cultural negativo durante los siglos, una educación sexual escasa o bien una actitud negativa cara el sexo.

Mas identificar las causas no es tan fácil. La anorgasmia, como la mayor parte de las disfunciones sexuales, no acostumbra a ser debida a un factor solamente, sino más bien al conjunto de múltiples al unísono. De la misma forma, tampoco acostumbra a presentarse sola, puesto que acostumbra a ir acompañada de otras disfunciones. Si se altera una fase del ciclo, se descompensan otras. De ahí que, los tratamientos acostumbran a ser variados.

¿Hay un tratamiento?

Las clases de tratamiento dependen mayoritariamente de las causas de la anorgasmia. Los más usuales son los tratamientos psicosexuales y los farmacológicos.

Los tratamientos farmacológicos dependen, en buena medida, de cada persona. Entre los más frecuentes, se halla eminentemente el empleo de la testosterona. Otros medicamentos que asimismo se emplean son los inhibidores de la fosfodiesterasa cinco (PDE-cinco), como los calmantes.

Por otra parte, la opción pero recomendada para anorgasmias ocasionadas por factores sicológicos y culturales son las terapias psicosexuales. Como punto de inicio, se aconseja la erotización sensorial y sexual tanto en hombres como en mujeres con anorgasmia.

De igual forma, se busca aportar información sexual para contrarrestar los mitos sexuales y trabajar actitudes y pensamientos negativos. Se favorece la autoestimulación y la masturbación dirigida, personal o bien en pareja.

Se hacen programas de focalización sensorial, que son un género de desensibilización sistemática, terapia sicológica aplicada al campo sexual. En ellos, la persona se expone a situaciones sensuales y sexuales de forma creciente en nivel de complejidad y ansiedad.

Para finalizar, se emplea la juguetería erótica, en la que se hallan mayoritariamente los succionadores de clítoris y los masturbadores masculinos vibrátiles.

Basándonos en lo precedente, se puede decir que la anorgasmia ha sido considerada cultural y a nivel científico a lo largo de bastante tiempo una disfunción sexual de las mujeres, si bien se ha visto que esto no es de este modo y que los hombres asimismo pueden padecerla.

Basándonos en el interrogante que nos hacíamos sobre si es un problema médico o bien no, podemos decir que a fin de que sea considerado un inconveniente se deben dar 2 peculiaridades imprescindibles: que no se genere el clímax pese a haber una estimulación sexual conveniente y que cause sofocación a la persona. Si tiene dudas mas no cumple estos 2 requisitos, entonces seguramente no es su caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *