Animal Crossing New Horizons – De dónde venimos y a qué lugar vamos

¿Qué nos ofrece esta entrega?

Ahora, centrándonos en la entrega que nos ocupa, en Animal Crossing: New Horizons, como su título señala, la propuesta se mira a sí y se plantea descubrir cuánto puede expandirse y hasta dónde puede llegar ampliando su horizonte de esperanzas.

Ciñéndonos a lo ya explicado, el primordial cambio este New Horizons es que por vez primera cambiamos el escenario, de un pequeño pueblo frondoso, un ecosistema cerrado,  a la inexplorabilidad de las tierras vírgenes de una isla, un cambio de su paradigma que no es ni muchísimo menos como lanzar una moneda al aire. Un ecosistema que se nos presenta salvaje y con un proceso de urbanización por delante.

Por vez primera en la franquicia, edificaremos nuestra aldea desde cero, tanto es conque la primera cosa que deberemos situar va a ser la tienda de campaña de Tom Nook que, de qué forma no, es el promotor y predecesor de esta llamado “Plan de asentamiento de islas desiertas”, lo que tiene ciertas reminiscencias colonialistas, si se me deja decir. Una vez hemos decidido dónde poner la tienda y las residencias prototipo de nuestros primeros 3 vecinos y la nuestra, el mapache nos va a hacer entrega del Nookófono, un móvil lugar desde donde vamos a poder hacer la mayor parte de acciones y consultas en el juego.

Tras esto, y como no podía ser de otro modo, va a tocar regresar a pasar por caja para hacer en frente de los gastos de nuestra futura residencia y del móvil. Nuevamente, pescar, apresar bichos o bien talar van a ser claves a lo largo de los primeros acompases del juego para poder hacer en frente de nuestras deudas si bien con un enorme diferenciante, ahora las herramientas las fabricamos.

Siendo muy coherente con sus resoluciones, estamos en una isla desierta, sin tiendas, sin casas. Sería absurdo que Tom Nook llevara encima un inventario infinito del que pudiéramos aprovisionarnos, con lo que toca arremangarse y ponerse a fabricar los aparejos, o bien aun muebles que precisemos, una clara herencia de Minecraft y de todo el torrente de juegos de supervivencia y crafteo de los últimos diez años.

Conforme avancemos en el juego vamos a ir haciendo prosperar nuestro pueblo y con esto nuevos establecimientos que nos dejarán adquirir nuevos y variados muebles para de esta manera lograr esa cocina art decó que tanto sudor y lágrimas nos ha supuesto en todas y cada una de las entregas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *