Ácaros en la ropa: consejos para quitarlos y que no vuelvan más

El polvo está presente en todas y cada una partes, en todo nuestro alrededor: en nuestras casas, en el trabajo y en nuestros vehículos. Y donde hay personas y polvo, hay ácaros. Los ácaros del polvo, o bien ácaros de la cama, como se les llama en ocasiones, son insectos enanos (arácnidos similares a las arañas) que se nutren de las escamas de piel fallecida de las sábanas, las almohadas, los tejidos y el polvo de su casa. Si bien no pican como las chinches o bien los piojos y no transmiten enfermedades, pueden agudizar las alergias y el asma. Son los excrementos de los ácaros los que provocan las reacciones alérgicas.

Son demasiado pequeños para ser vistos a simple vista y las mayores concentraciones se hallan en alfombras, jergones y ropa de cama, muebles tapizados y animales de peluche. Siendo tan pequeñas, flotan en el aire cuando se agita un tejido, cuando se pisa una alfombra o bien cuando se emplea una aspiradora. Cuando flotan, los excrementos de los ácaros y las unas partes de los ácaros fallecidos son los más alergénicos y pueden aun provocar el asma.

A Dios gracias, el número de excreciones de los ácaros del polvo puede reducirse a través de el lavado usual de la ropa y la manipulación conveniente de los tejidos.

Como es lógico, ciertos artículos cubiertos de lona, como los jergones, los somieres y los muebles tapizados, no se pueden lavar sencillamente. Para deshacerse de los ácaros del polvo, debe usar una aspiradora desinfectante. Estas aspiradoras emplean luz ultravioleta para quitar los ácaros y las bacterias, y después un sistema de filtración doble para suprimir el noventa y nueve con nueve por ciento de los infractores de las superficies de las lonas. Puede ahondar sobre estas aspiradoras en Especialistas en Aspiradoras.

En la ropa de cama y los dormitorios

Los ácaros del polvo prosperan en entornos cálidos y húmedos y se multiplican con velocidad y sencillez, en especial en los meses de verano.  Considere la posibilidad de mudar las fundas de las almohadas con más frecuencia que el resto de la ropa de cama, por poner un ejemplo, cada un par de días.

En toallas y alfombras de baño

Los ácaros del polvo prosperan en la humedad del baño. Las toallas y las alfombras de baño deben colgarse a fin de que se sequen bien a la mayor brevedad tras cada empleo. Las toallas y las alfombras de baño deben lavarse con agua caliente tras cuando menos 2 o bien 3 usos.

Pasamos bastante tiempo en el dormitorio, donde el contacto directo de la piel con la ropa de cama es un sitio ideal a fin de que prosperen los ácaros del polvo. Puesto que una de las claves para supervisar los ácaros del polvo es el lavado usual de los textiles, es esencial escoger ropa de cama que pueda resistir los lavados usuales.

Si tiene un inconveniente de ácaros del polvo, debe lavar la ropa de cama -sábanas, mantas y colchas- con agua caliente (55º a 60º) cuando menos una vez por semana para matar los ácaros del polvo. El agua fría no siempre y en todo momento es tan eficiente. No obstante, si prefiere emplear agua fría, asegúrese de secar la ropa de cama en una secadora caliente a 55º  a lo largo de cuando menos diez minutos seguidos para quitar los ácaros del polvo.

Las almohadas asimismo deben lavarse de manera regular. Todos y cada uno de los jergones y almohadas deben tener fundas “antiácaros”. Estas cubiertas deben lavarse por lo menos una vez por mes.

Sobre los animales de peluche

Los juguetes de peluche deben lavarse frecuentemente, singularmente si el pequeño duerme con ellos. La mayor parte de los juguetes de peluche asimismo pueden limpiarse.

En las cortinas y tejidos del hogar

La clave para supervisar los ácaros del polvo es reducir el número de lugares donde pueden reproducirse. Retirar las alfombras es de las mejores medidas. No obstante, es esencial adecentar las alfombras y lavar las mantas regularmente. Si tiene alfombras, límpielas con vapor con regularidad, puesto que el calor del vapor mata los ácaros del polvo.

Escoja una tapicería de cuero o bien vinilo en vez de lona. O bien facilite la limpieza de los muebles tapizados usando accesorios lavables, como fundas de sofá y fundas de cojín extraíbles. Utilice una aspiradora con desinfectante de ácaros para los textiles que no se pueden lavar.

Evite las cortinas pesadas que no se pueden lavar. Opte por tejidos, persianas o bien contraventanas lavables.

Aparte de pasar la aspiradora y adecentar el polvo regularmente, suprima el mayor número posible de objetos sucios de la casa, en especial del dormitorio, como flores artificiales, joyas y alfombras de lona.

Alergia a ácaros del polvo ¡información clave que debes conocer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.