¿A quién se considera el primer cazatormentas profesional?

Durante su carrera como cazatormentas, Hoadley ha presenciado un total de doscientos tornados y, en su prosecución, debió recorrer más o menos uno con dos millones de quilómetros. En nuestros días tiene ochenta y uno años.

A veces, esta puede resultar una profesión peligrosísima. De esta manera, por poner un ejemplo, unos de los cazadores de tormentas más conocidos, Tim Samaras, científico estadounidense que dedicó su vida a documentar tornados –trabajó en Discovery, en el programa de T.V. Cazatormentas–, perdió la vida, a los cincuenta y cinco años de edad, en mayo de dos mil trece. Murió al lado de su hijo (de veinticuatro años) y Carl Young (de cuarenta y cinco), miembro de su equipo, cuando perseguían un tornado cerca de la urbe de El Reno, en Oklahoma. Otras 7 personas murieron debido a esa tormenta.

En USA, la temporada alta de tornados tiene sitio en primavera, en general entre abril y junio. Entre las zonas más perjudicadas, y que por consiguiente reúnen a mayor número de cazadores, se halla el llamado Tornado Alley (en español, “Callejón de los tornados”), ubicado en la zona de las Grandes Llanuras de EE. UU., entre las Montañas Rocosas y los Montes Apalaches.

Hay profesionales que trabajan para la TV y otros para organismos gubernativos. Y, además, está en apogeo el llamado turismo de tornados: a la zona que mentábamos previamente asisten viajantes de todo el planeta cargados con sus cámaras de fotografía y de vídeo para procurar hacer una fotografía sorprendente con la que retornar a casa. Por en torno a dos mil euros, pueden ir a la caza de un tornado acompañados de especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *