3 parapléjicos vuelven a pasear tras un implante eléctrico

Un electrodo suave y flexible puesto sobre los nervios de la medula

Investigaciones precedentes han probado que la estimulación continua de la columna dorsal puede restaurar el movimiento en personas con lesiones de la medula espinal, mas los logros se han visto obstruidos por el hecho de que los conjuntos de electrodos empleados no eran suficientemente finos para apuntar a nervios concretos. El nuevo sistema, considerablemente más complejo, sí deja un control total sobre las neuronas que regulan músculos concretos del cuerpo. Famosa como estimulación eléctrica epidural (EES), la técnica consiste en alentar los nervios espinales usando una matriz de electrodos implantados que se corresponden con las raíces de los nervios espinales. El electrodo manda pulsos eléctricos a los nervios de la medula espinal que controlan diferentes músculos de las piernas y el torso.

Y, por su parte, un software deja a los pacientes elegir de forma inalámbrica -por medio de una tableta- programas de estimulación concretos de la actividad que activan los nervios precisos para un tipo particular de movimiento (en dependencia de si desean pasear, montar en piragua o bien nadar); tal como haría el cerebro de forma natural.

“Nuestros nuevos cables blandos implantados están diseñados para ponerse bajo las vértebras, de forma directa sobre la medula espinal. Pueden modular las neuronas que regulan conjuntos musculares específicos”, aclara Courtine.

Michel Roccati, uno de los pacientes, quedó paralizado en un accidente de motocicleta en dos mil diecisiete y ahora utiliza el dispositivo implantado entre 1 y dos horas al día, aun para salir a pasear solo. Asimismo puede estar de pie a lo largo de dos horas, montar en bici e inclusive nadar, escogiendo diferentes programas de estimulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.