▷ catorce Géneros de Acoso Laboral | dos mil veintidos

El acoso laboral o bien acoso laboral, es una conducta infundada de hostigamiento que acostumbra a presentarse con cierta frecuencia en cualquier sitio de trabajo, perjudicado física y emotivamente a los trabajadores y la manera en que se desenvuelven en su entorno laboral.

Esta conducta produce una situación de tensión y agobio que impide la colaboración y eficacia en los equipos de trabajo, por lo tanto, aprender a identificar un caso de acoso laboral es esencial tanto para las compañías para los trabajadores.

Muchas veces podemos ser víctimas de acoso laboral sin siquiera ser siendo conscientes de ello, puesto que pueden existir muchos géneros de acoso laboral conforme a las peculiaridades de cada circunstancia, mas, ¿Cuáles son las clases de acoso laboral y de qué manera identificarlos?

En este artículo, te vamos a explicar cuáles son los cuatro géneros de acoso laboral existentes con base en diferentes modalidades o bien clasificaciones.

En el presente artículo encontrarás:

Géneros de acoso laboral conforme la situación jerárquica

Este género de acoso es el que se da conforme orden jerárquico que ocupa el hostigador en la compañía, abusando de su cargo para cometer actos de hostigamiento cara otros empleados, pudiendo encontraran 3 tipos:

Acoso laboral horizontal:

En un caso así, el acoso se presenta entre compañeros de mismo departamento de trabajo; por lo tanto, el hostigador y la víctima ocupan exactamente el mismo cargo jerárquico, por norma general ocurre cuando el hostigador desea crear un trato preferente o bien de superioridad, produciendo acoso cara sus compañeros.

Acoso laboral descendiente:

Se presenta cuando el hostigador ocupa un cargo jerárquico superior al de la víctima, siendo el caso de un jefe cara un empleado, acostumbran a ser casos comunes en las compañías cuando el hostigador no sabe de qué forma liderar a sus subalternos.

Acoso laboral ascendente:

Ocurre cuando el hostigador ocupa un cargo jerárquico inferior al cargo de su víctima, puede causarse cuando los subalternos desean que el jefe a su cargo sea sustituido, provocando un entorno de hostigamiento cara su superior hasta provocar su renuncia.

Géneros de acoso laboral conforme el motivo del hostigador

El acoso se ve influido por los motivos que tenga el hostigador como forma para justificar su comportamiento cara su víctima, incluso cuando el acoso laboral sea una vía equivocada y también injusta para lograr su propósito; en este sentido se pueden identificar 4 géneros de acoso laboral, que son:

Acoso laboral estratégico:

Es una medida incorporada por el hostigador con la intención de que la víctima abandone su cargo de trabajo por su cuenta; cuando esta estrategia es incorporada por cargos superiores, se incorpora como medida para evadir el pago de indemnizaciones laborales por despido infundado, si bien el acoso laboral por estrategia puede ser incorporado desde cualquier cargo jerárquico.

Acoso laboral disciplinario:

Esta forma de acoso laboral es utilizada como medida de castigo por el hostigador cuando la víctima no desea someterse a su voluntad, aplicando actos de acoso en represalia, lo que produce un entorno de temor en el sitio de trabajo; este acostumbra a asociase con la carencia de comunicación afirmativa entre los equipos de trabajo.

Acoso laboral por explotación:

Ocurre cuando a nivel organización se busca sobre explotar el desempeño de los trabajadores, obligándolos a trabajar con sobrecargas de labores y horas de trabajo, generado un entorno de esclavitud laboral, puesto que a media que la compañía medra no se aumenta de igual forma la nómina de trabajadores.

Acoso laboral discriminatorio:

Es un tipo acoso que se ve motivado por motivos de índole personal alén de las laborales, en el que el hostigador produce discriminación cara su víctima y colega, por su color de piel, nacionalidad, religión, condición social, ideología política o bien discapacidad física, entre otras muchas condiciones.

Géneros de acoso laboral conforme el grado de violencia

Con independencia de las circunstancias en las que ocurran un hecho de acoso laboral, este produce una situación de violencia que afecta de forma negativa la integridad de la víctima y con esto el desarrollo en su ambiente, tanto a nivel laboral como personal, pudiendo ser acosos con violencia física, sicológica o bien aun las dos.

Acoso laboral con violencia física:

Este género de hostigamiento en el trabajo es el de mayor gravedad, que puede incluir desde golpes hasta agresión sexual, provocando traumatismos físicos en la víctima.

Acoso laboral con violencia psicológica:

Es la modalidad más usual de acoso laboral, puesto que es una agresión verbal que arremete contra la integridad del trabajador, afectando su autoestima, despreciando su trabajo y cuestionando sus capacidades laborales.

Acoso laboral con violencia física y psicológica:

Ocurre cuando sobre la víctima se produce una afectación negativa tanto física como sicológica, puesto que las dos pueden suceder simultáneamente; incluso cuando no haya una agresión física directa si se puede producir una afectación física indirecta sobre la víctima como efectos secundarios de la violencia sicológica, tal como lo son el agobio, trastornos del sueño, ansiedad, falta de hambre y depresión.

Géneros de acoso laboral conforme el modus operandi

A fin de que un hostigador consiga su cometido de acoso laboral cara su víctima, este puede valerse de diferentes medios para eliminar la integridad laboral y personal del trabajador, para esto, conforme su modus operandi puede emplear los próximos géneros de acoso:

Sobrecarga de trabajo:

Es uno de los casos más frecuentes de acoso, en los que se le asignan a la víctima exceso de obligaciones laborales alén de sus capacidades y obligaciones.

Difamación profesional:

Ocurre cuando se desprecia ante terceros el trabajo de la víctima, difamándolo  dentro como fuera de la compañía, afectando de manera negativa su reputación profesional y personal.

Culpar al trabajador:

Sucede cuando se produce sobre la víctima un reproche de culpa sobre situaciones extrañas al trabajador, como pudiese ser la baja rentabilidad de la compañía, situación donde el hostigador busca inculpar a la víctima por fallas de otros o bien por fallas del propio hostigador.

Infundir miedo:

Ciertas personas infunden temor como forma errada de ganar respeto de sus subordinados, imponiendo una actitud de autoridad con base en incesantes amenazas y llamadas de atención de forma hostil sin justa causa; llegado a transformarse de manera inconsciente en hostigadores laborales inútiles de reconocer las consecuencias negativas sobre la víctima y el entorno laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.