ENTREVISTA FRAN SILVESTRE NAVARRO ARQUITECTOS

Sábado, Septiembre 4th, 2010 | Entrevistas, Home

 

 

Hoy nos gustaría hablaros en nuestro blog de la visita que hicimos hace unas semanas al despacho de arquitectura de Fran Silvestre  Arquitectos. Durante las casi tres horas  que estuvimos en su lugar de trabajo, tuvimos la suerte de conocer más a fondo la labor que Fran Silvestre  y María José Sáez están haciendo por la arquitectura, y de la charla que mantuvimos con ellos, queremos transcribiros los momentos más interesantes en forma de entrevista.

 

Este estudio está formado por diez arquitectos dirigidos por Fran Silvestre (Profesor del Departamento de Proyectos y Subdirector de la Escuela de Arquitectura), en colaboración con Mª José Sáez, cuentan con la ayuda habitual en sus proyectos de otros estudios tales como el de Alfaro Hofmann en Diseño Interior, el de UPV | David Gallardo Llopis en Diseño y Cálculo de Estructuras y el de UPV | ACARMA en Acústica. Fran Silvestre ha colaborado también con el arquitecto Álvaro Siza Vieira, premio Pritzker y Doctor Honoris Causa por la Universidad Politécnica de Valencia.

El estudio ha recibido primeros premios en el Concurso peninsular para la remodelación de la cripta de la colonia Güell_ Antoni Gaudí (Barcelona), Concurso Nacional Fundación Caja de Arquitectos (Barcelona), Concurso para la remodelación del eje Prado Recoletos (Madrid) (como colaborador de Álvaro Siza Vieira | Oporto), del Colegio de Arquitectos de Granada_ Edificio Zaida expuesto en el MOMA_ On Site (Nueva York) (como colaborador de Álvaro Siza Vieira | Oporto), Concurso Nacional de Auditorio y Galería Arte Contemporáneo Edgar Neville (Valencia) y Concurso restringido de Centro Comercial, Jardín Público y Edificio de viviendas en Bétera (Valencia).

En primer lugar, queremos transmitiros la sensación que vivimos al acceder a su estudio. Situado en la primera planta de uno de los edificios del centro de Valencia, en la calle San Vicente, encontramos su despacho, un lugar totalmente diferente de lo que habíamos imaginado. Acogedor,  el estudio es un piso reformado por los mismos arquitectos; con el color blanco como fondo de escena, una gran cantidad de maquetas de trabajo y de paneles llenan el espacio, creando un ambiente de trabajo y de reflexión. Podemos definir la atmósfera del estudio como sencilla, un espacio de calma y de contemplación con una luz que invita a la concentración.

 

Para no extendernos más con la descripción, pasaremos a la entrevista.

Aclararemos que:

SM = Sergio y Maria, los entrevistadores.

FS = Fran Silvestre

MAS = María José Sáez

 

SM: ¿Qué fue lo que te hizo descubrir la arquitectura?

FS: El caso es que a mí me vino desde pequeño, a mi me gustaba mucho el trabajo creativo, pero también me gustaba la ciencia. Quizás esa combinación es la que me hizo elegir la arquitectura. Tengo un hermano médico, y veía lo que él hacía, y no me desagradaba, pero es algo científico que no era lo que yo quería hacer, no tenía ese punto creativo que tiene la arquitectura. Fue algo un poco vocacional, tenía claro lo que quería hacer, de pequeño ya construía muchas cosas, y normalmente lo que me gustaba eran las  que funcionaban, esto es, que tenían que tener uso… mi padre es ingeniero, también mi abuelo … así que viene un poco de familia.

 

MAS: La verdad es que para mí la arquitectura no fue una cosa vocacional, pero sí que de pequeña me gustaba muchísimo el dibujo, la sensación de la luz al entrar en un edificio, su espacialidad. Veía que era un mundo muy ilusionante en el que podía experimentar, era una profesión muy  atrayente y muy completa en la que me podía sentir realizada. En aquel momento veía muchas posibilidades.

 

SM: ¿Hay algún edificio que te haya marcado especialmente?

FS: Uno de los edificios que más me ha marcado es la Alhambra de Granada. Cuando visitas una obra hay muchas cosas que te influyen en tu percepción, con quién lo ves, como has llegado a él…

 

SM: ¿Cuáles fueron tus expectativas cuando empezaste la carrera?

FS: No me imaginaba que podría llegar a dirigir un estudio, que iba a poder hacer lo que quería… y la verdad que es que ha sido muy gratificante porque, todavía ahora, no somos capaces de imaginar qué es lo que va a pasar. Terminé de estudiar y no pensaba “Vale, ahora me voy a ir a estudiar fuera”, eso era imposible… no sabes muy bien qué es lo que va a venir.

Tener tu estudio también es una ilusión colectiva, porque estamos trabajando, y ves cómo lo que estamos haciendo se está construyendo. Un día nos llaman de Bucarest, luego alguien de México, que se interesa por lo que estamos haciendo.

A mí no deja de sorprenderme eso, primero, la carrera es exigente. No terminaba de entender esto de la vocación como algo creativo y a la vez técnico. Sin embargo ahora, con el tiempo, nos hemos dado cuenta de que trabajar en lo que te gusta, viendo cómo la historia que imaginábamos, que comienza siendo un boceto, igual dentro de unos años se construye y estamos nosotros allí… eso, es increíble.

 

MAS: La verdad es que fue una sorpresa, siempre se aspira a algo así, pero en realidad nuestra situación actual supera mis expectativas. Cuando terminas de estudiar siempre esperas empezar a hacer cosas, sentirte útil, sentir que todo lo que haces tiene sentido.  Quieres que todo lo que proyectas en tu cabeza se haga realidad, y tienes que saber cómo hacer eso.

 

 

 

SM: ¿De quién aprendiste, quiénes  fueron tus maestros?

FS: En la carrera, sí que recuerdo muchos profesores, Paco Mejías, era un profesor muy interesante, y que nos enseñó a pensar.

Luego tuve la suerte de poder ir a Holanda y colaborar con MVRDV, y luego fui a trabajar con Álvaro Siza.

MAS: Pues al igual que para Fran, para mí toda la arquitectura de Álvaro Siza es un gran referente, y creo que eso se nota en el trabajo de nuestro estudio. 

 

 

 

SM: ¿Qué valoras de tu estancia en Holanda y con Siza?

FS: Fue positivo. El estudio holandés tenía un tamaño mayor y la experiencia fue a través de la universidad. Por eso me quedo sobretodo con la experiencia con Siza, que fue más directa. Me exigió muchísima responsabilidad desde el primer momento. Cuando yo llegué allí, recién titulado, y me hizo trabajar en todos los proyectos en España, que entones eran el Paseo del Prado, Panticosa… Recuerdo ir a las reuniones y tener una presión impresionante, pero al final aprendes mucho. 

 

SM: ¿Entonces recomiendas a los estudiantes, y a la gente en general, que vayamos a conocer las ‘ideas’ de otros países?

FS: Sí, por ejemplo a Portugal.  Creo que el método de trabajo de los arquitectos portugueses es en general muy enriquecedor. Además salir fuera muchas veces te obliga a ver tu mundo desde fuera. Y la experiencia humana de vivir fuera de tu país es muy interesante.

 Los años que viví en Holanda y en Portugal, el recuerdo muy feliz, porque las únicas cosas que poseía eran las cosas que podía llevar en la maleta. No me interesaba nada más. O sea, nada que no pudiera transportar en la maleta. No quería tener ni un coche mejor, ni un estudio más grande… Y me gusta mucho esa sensación. Conoces a gente de muchas nacionalidades que te dan nuevas perspectivas.

 

SM: ¿Cuáles son tus ideas? ¿Qué objetivos tiene tu arquitectura? ¿Qué pretendes conseguir?

FS: El enfoque del proyecto surge de un doble compromiso: la voluntad de dar una respuesta técnica a un contexto concreto (programa de necesidades, presupuesto, normativa, entorno…) y el deseo de buscar la belleza a través de la obra construida. Este proceso persigue la satisfacción, entendida en su sentido más completo, de todos los que participan activamente en el desarrollo. En especial de clientes y usuarios, pero también de colaboradores, constructores y proyectistas.

 

 

SM: Sí, claro. Que ir desarrollando tu idea y tu proyecto es lo que te motiva a hacerlo bien y a tener interés en seguir trabajándolo.

 

FS: Sí, pero fíjate. Ese momento que siempre he comentado, que fue el descimbrado de la casa del acantilado. Ese momento justifica todo el trabajo. Si tuviera que escoger una palabra, escogería la ‘satisfacción’. Pero no la satisfacción como orgullo. Sino la satisfacción de decir: ‘Eso lo hemos hecho nosotros’. Porque lo hemos conseguido nosotros. El hecho de quitar la cimbra, tiene detrás una historia en la que interviene mucha gente.

 

 

 

 

 

 

SM: …y decían que no se podía.

FS: Sí, a priori parece una solución técnicamente complicada, pero finalmente ha demostrado ser la más sencilla. Somos muy  conscientes de que no hubiese sido posible sin el trabajo de David Gallardo.

Es una situación que es mágica. Ahora mismo la casa no está acabada, está solamente la estructura. Y estás allí en la escalera, viendo el paisaje, y estás satisfecho.

 

 

SM:   Cuando un proyecto se llena con la vida de persona que lo habita, es cuando llega a tener más interés y cuando crea su historia. Dentro de cinco años, cuando volváis a visitarlo  os daréis cuenta de cómo ha cambiado.

FS: El diálogo está siempre presente en nuestra forma de trabajar, ya que la obra pasa a formar parte de la identidad de quienes la habitan. La casa y, en su caso, el espacio de trabajo son un fiel reflejo de los que viven o trabajan allí, una inequívoca expresión de su personalidad o su cultura corporativa. Este diálogo busca el confort y también la utilidad, examinando los conflictos y las alegrías de los actos cotidianos de la vida humana, lo cual define a la arquitectura frente a otras artes. La respuesta dada a estos conceptos, elaborados con parámetros íntimamente subjetivos, caracteriza los proyectos haciendo cada uno diferente de los demás.

 

SM: Entonces no es un tema ya de que tenga una apariencia muy moderna o de diseño, sino que buscáis una cosa que sea atractiva, y que viaje a través del tiempo. Que tenga interés.

FS: Nos interesa la continuidad. La continuidad con un entorno que debemos respetar y en ocasiones intentar trascender, la continuidad espacial, el uso de pocos materiales, la integración de las instalaciones, de la iluminación… Son factores comunes en los trabajos del estudio. Y también la búsqueda de la continuidad en el tiempo, valorando la arquitectura que es capaz de atravesarlo sin quedar obsoleta.

 

 

 

 

 

SM: ¿Cuál es vuestra manera de enfrentaros a un nuevo proyecto?

FS: Hay un proceso, pero se desarrolla de maneras diferentes. Por ejemplo, hay proyectos que surgen de forma espontánea. Hay otros proyectos que surgen de un dibujo. Normalmente muchos surgen a través de maquetas. De maquetas y de ideas. Normalmente las maquetas adquieren un nombre, o se explican mediante un texto. Y al final ese nombre o ese texto tienen que coincidir con lo que estás viendo, con el contexto concreto.

En el proceso de proyecto se establece una creatividad compartida entre todos los que intervienen, y al final del proceso uno tiene la sensación de que para nosotros no podría ser de otra manera.

 

SM: ¿Es para vosotros prioritaria la forma que tendrá el edificio y los demás aspectos le van supeditados, o vuestros proyectos surgen de la función?

FS: Forma y función y más variables. En según que ocasión se empieza a proyectar por alguna de ellas, y después hace una primera iteración, y pasa a la otra variable. Vamos interactuando. Cuantas más veces vamos y venimos, más nos aproximamos. El proyecto mejora.

Uno se puede llegar a encaprichar de su forma, o de una manera de funcionar o de cualquier otra cuestión. Y entonces el proyecto no sirve de nada. Lo difícil del trabajo creativo es tener la distancia justa en el proyecto para que pueda evolucionar sin perderlo.  

 

 

SM: ¿Crees que es necesaria la interdisciplinariedad para resolver correctamente un proyecto o debería el arquitecto encargarse de todo?

FS: Para nosotros es muy importante el equipo. La excelencia en el diseño está basada en la integración de  una red de profesionales que coinciden en el placer por su trabajo. Un equipo formado por especialistas en el cálculo de estructuras, acústica, instalaciones, diseño gráfico, diseño interior, arquitectura… que produce un ambiente de creatividad compartida capaz de generar una motivación contagiosa, cuidando de lo que está en proceso e ilusionado en lo que está por venir.

 

MAS: De hecho cuando nosotros empezamos la carrera era así, aunque ahora parece que el arquitecto va cada vez especializándose en aspectos más concretos, ya no está el arquitecto general que lo sabe hacer todo. Ahora se trata de contar con la gente que sabe mucho de cada uno de los sectores para poder hacer un proyecto completo, no debe ser el arquitecto necesariamente el que lo domine todo, calcular las estructuras, el diseño interior… Y es lo que estamos intentando hacer también nosotros.

 

 

SM: ¿Cuál es vuestra relación con el cliente?

MAS: La relación con el cliente tiene que ser un trato cercano pero a la vez profesional. Se debe colaborar con el cliente, es como ir de la mano durante el proyecto. De alguna manera, tú eres el profesional que entiende, pero no se trata de imponer tus ideas.

 Para nosotros es importante adaptarse a las necesidades del cliente, a muchas variables, por ejemplo ajustarnos al presupuesto establecido. En el estudio hemos realizado trabajos con presupuestos elevados y otros con presupuestos reducidos, pero en todos los casos se ha prestado una gran atención a la economía, sin desperdicios. La arquitectura puede ser pequeña en lo grande o grande en lo pequeño, si cada encargo se entiende como una oportunidad de materializar un buen proyecto.

 

 

SM: Hemos visto muchos de vuestros trabajos con David Gallardo o Andrés Alfaro, y realmente se ve cómo se enriquece el proyecto con sus colaboraciones.

FS: Claro, es que nosotros no podemos hacer los cálculos que David es capaz de hacer, ni podemos hacer los diseños de Andrés, porque no conocemos los proyectos que ellos conocen y no tenemos el mismo tipo de formación.

El trabajo con ellos nos permite introducir la innovación en los proyectos. Nuevos materiales, nuevas tecnologías, que mejoran la vida de las personas. Una innovación basada en la experiencia y la mejora de la tradición.

El trabajo realizado conjuntamente con Andrés y con David nos permite trabajar con mayor precisión. Esto exige una actividad concentrada y atenta por parte de todos durante el proceso, que va desde la idea inicial, pasando por la redacción del proyecto, hasta su materialización. La construcción, el mobiliario, el mantenimiento…

 

 

 

SM: ¿Qué opinas del ornamento en la arquitectura? ¿Crees que ya ha llegado su fin o volverá algún día en la arquitectura? ¿Volverá en vuestra arquitectura?

FS: Para mí… primero voy a cambiar una palabra de la pregunta, ¿vale? Voy a cambiar “ornamento” por “decoro”, y digo esto porque la decoración en ocasiones tiene un significado peyorativo en la arquitectura. La palabra decoro significa que algo sirva para el propósito para el que ha sido hecho. Una nave adornada con motivos vegetales, se transformaba en un mercado, o con motivos religiosos se convertía en una iglesia; esta ornamentación permitía identificar su uso. Actualmente un espacio diáfano con determinadas condiciones mínimas sigue adaptándose a diferentes usos dependiendo del mobiliario, la iluminación…etc.

 

SM: Entonces, ¿diríais que el ornamento no es cuestión de modas?

FS: El decoro y el ornato son conceptos que existen desde hace mucho tiempo. Quizás el ornamento, entendido cómo lo superfluo esté cíclicamente de moda por la aparente necesidad de ser distintos.

 El término moda es un término matemático,  es el elemento que más se repite de una serie. Para nosotros este término tiene dos interpretaciones, una vertiente sociocultural y otra vertiente evidente; la sociocultural, tiene que ver con la imitación y la identificación con el grupo, mientras que si algo se repite por ser evidente, quiere decir que la experiencia ha demostrado que funciona. En este último caso si que nos interesa la moda.

 

 

 

 

SM: ¿Qué es para vosotros el arte? ¿Consideráis que el arquitecto es un artista? ¿Qué necesita un arquitecto para ser un artista? 

MAS: Desde luego yo creo que el arquitecto es algo más que un técnico, pero es lo que hablábamos antes de la especialización, puede haber arquitectos que son más técnicos y otros que son más creativos, y eso es lo que está bien, según creemos. El trabajo global está bien si toda la gente que está interactuando es buena y sabe lo que está haciendo. Yo creo que en los proyectos de nuestro estudio pasa lo mismo, que hay arquitectos que pueden ser más técnicos, más de normativa y otros que son más creativos. Unos contribuyen más en la generación de la idea, y otros en la materialización la haciéndola viable.

 

 

SM: ¿Por qué os atrae la enseñanza? ¿Cuál crees que es la mejor manera de llegar a los alumnos? 

FS: Creo que la educación es algo muy importante, y lo valoramos mucho. Pienso que cada alumno tiene un potencial inmenso y que si se motiva de manera adecuada puede llegar a hacer grandes proyectos. En las clases se intenta transmitir la ilusión de la profesión a los alumnos, que se den cuenta de que lo que hacen realmente es divertido. Se intenta que no vean sólo los inconvenientes de cada proyecto, sino que también se den cuenta de las posibilidades, haciendo de la necesidad virtud.

 

SM: ¿Cuáles son tus planes para el futuro? ¿Últimos trabajos?

FS: Actualmente llevamos más de veinte proyectos entre manos, entre ellos un proyecto en Córdoba, varios en Madrid, una sala de conciertos dentro de uno de los tinglados del puerto de Valencia, y un Centro Cultural también en Valencia.

 

 

 

 

SM: ¿Hay algún libro que creas importante y que nos quieras recomendar?

FS: Últimamente he leído el Elogio de la sombra

 

SM: ¿Qué has aprendido en este último año?

(Vemos a Fran cavilando durante unos segundos…)

FS: Seguramente lo que hablábamos antes de la satisfacción de ver el trabajo terminado, y poder pasearte por lo que un tiempo antes sólo fue un dibujo rápido. (En este momento Fran saca su cuaderno de dibujo y nos enseña algunos de sus bocetos, y mientras señala uno de ellos continúa) Puede que dentro de algunos años estemos aquí nosotros, y eso es muy gratificante en esta profesión.

 

 

 

---------------------------------------------------------------------
Autores: Sergio Vendrell Felici | Maria Ortiz Masià

3 comentarios to ENTREVISTA FRAN SILVESTRE NAVARRO ARQUITECTOS

Matias
3 Septiembre 2012

Muy buena la entrevista y doy fe de lo que hablan Fran y Maria Jose ya que he tenido la suerte de ser alumno de ellos y contagiarme de la arquitectura que hacen. Enhorabuena por su trabajo.

Alfredo
20 Noviembre 2012

Hasta hoy conocí la obra de Fran Silvestre arquitectos por medio de Architizer.com e inmediatamente me sentí muy identificado con su obra… Pura y rica en simbolismos que dialogan de manera exquisita con el sitio donde residen. Increible manejo de volumetría creando diálogos que (me atrevo a decir) tienen una naturaleza espiritual… Además tengo que decir que definitivamente se siente la influencia de Siza.

Veo un futuro brillante para esta firma.

Saludos!

carmen García-Quijada Barrera
11 Marzo 2013

tres palabras: son un crack!!

Deja un comentario

Search