DOS EN UNO. TORRES SIAMESAS

Viernes, Junio 4th, 2010 | Home, Vivienda colectiva

 

Os presentamos el proyecto de una(s) torre(s) para la universidad de Chile, a cargo del arquitecto Alejandro Aravena.

  

El proyecto surge de varios planteamientos relacionados con la enseñanza y la funcionalidad.

La torre tenía que albergar todos los ordenadores de la universidad, por lo que el arquitecto se plantea como influyen éstos en la enseñanza y si cambian la manera de enseñar.

 

 

La respuesta fue doble: sí y no.

 

No la cambian, puesto que nada puede reemplazar la más antigua y efectiva manera de transmitir conocimientos de una generación a otra: con una buena conversación a la sombra de un arbol, tomando un café o paseando por un corredor. De esta necesidad de enseñanza informal surgen una serie de planos inclinados de madera en el exterior del edificio, en los que tumbarse al sol a disfrutar de una buena conversación.

 

 

Por otro lado, la cambian, puesto que la idea de un buen lugar de estudio es diferente. Ya no necesitamos una gran entrada de luz, puesto que es de nuestros escritorios de donde sale. De este modo, se crearon salas con una iluminación en penumbra, para evitar los molestos reflejos en la pantalla del ordenador.

 

 

Otro de los grandes problemas del proyecto fue el uso del vidrio.  Era una demanda de proyecto, sin embargo, la utilización de éste en el emplazamiento del edificio suponia la presencia del efecto invernadero.

 

 

La solución adoptada es una doble piel: una exterior de vidrio corriente, muy malo en cuanto a nivel energético, pero muy bueno para limpieza y mantenimiento; y una interior, de fibrocemento, muy malo para resistir la intemperie, pero muy bueno desde el punto de vista térmico. Y entre los dos, aire.

 

 

¿El resultado? ¡Juzgad vosotros mismos!

 

 

Agradecemos las fotos a Cristobal Palma.

---------------------------------------------------------------------
Autores: Sergio Vendrell Felici | Maria Ortiz Masià

4 comentarios to DOS EN UNO. TORRES SIAMESAS

hans brinker
7 Junio 2010

El resultado bueno, un poco formalista y quizás esa piel de vidrio resulte un poco fuera de lugar, no obstante, si era una premisa del proyecto pues al final, se supone que poco mas se puede hacer, o mejor pensar eso ya que Aravena es un gran arquitecto, y ni siempre se puede hacer un edificio de 10 ni todo lo que haga un gran arquitecto ha de ser de 10 también, asi que en este proyecto, le darémos un aprobado y esperaremos a ver lo siguiente.

Un saludo!

Mer
8 Junio 2010

Creo que no siempre se puede calificar un proyecto con nota ya que hay infinidad de cuestiones a valorar y que a veces no podemos apreciar a simple vista. Estoy segura de que la solución al “problema inicial” queda como emblema del edificio y deja huella, que es lo importante.

hans brinker
8 Junio 2010

Con lo de la nota no quería precisamente eso, ponerle nota, era mas bien una manera de decir que no siempre se puede hacer un edificio “redondo”, no se si me explico.
También de acuerdo que a simple vista no se puede apreciar todo lo que un edificio puede dar, pero es esa huella a la que te refieres la que me parece que está de mas en este proyecto, precisamente que deja demasiada huella.

admin
8 Junio 2010

El tema de la huella es algo que en definitiva depende del proyecto. Hay algunos proyectos como puede ser éste que tal vez pidan pasar más desapercebidos, aunque en última instancia, ésto es algo que depende del arquitecto.

En cambio, en otros tipos de proyectos, como el museo Porsche, la huella es algo que sí que es más valorado.

Gracias por vuestra opinión!

Deja un comentario

Search